Animal Bandido

Posted on
Por Bill Jiménez

Por un lado tenemos a Zosen, artista urbano de renombre. Por el otro a Clàudia Font, una diseñadora de talento e idénticas inquietudes. Juntos forman Animal Bandido, una de las marcas con más personalidad de la moda independiente, defensores a ultranza de lo artesano frente a las políticas despiadadas de las grandes firmas.

***

¿Cuál es la filosofía tras un nombre como “Animal Bandido”?

Do it yourself por naturaleza.
Ser Animal y Bandido es una actitud dentro del sistema en el que vivimos.

¿Cómo surge la idea de trasladar el arte urbano a la moda?

(Claudia) Empezamos  a hablar de este proyecto en septiembre de 2007. Hacía un año que había terminado Diseño Textil y Moda y ya llevaba tiempo diseñando mis propias colecciones, haciendo series superlimitadas que confeccionaba yo misma.
Al principio era un poco escéptica ante el proyecto porque ya había participado en colaboraciones y muchas veces es difícil ponerse de acuerdo, pero acepté porque venimos de disciplinas diferentes y cada uno aporta conocimientos al otro y maneras de trabajar.

(Zosen) Yo llevaba años estampando mis dibujos en camisetas y había hecho alguna colaboración con diseñadores de moda, pero quería hacer algo más amplio y donde pudiera controlar el proceso.
Animal Bandido nace de querer unir fuerzas para hacer un trabajo conjunto y multidisciplinar;  así Claudia aporta toda la experiencia en la parte de patronaje y diseño de prenda y yo los gráficos y diseño en general.

Con las leyes de “tolerancia zero” en Barcelona llegamos a un punto de represión del arte urbano que no dejaba mucho lugar a la creación espontánea. De esta manera, con el proyecto de moda podemos utilizar las prendas que usa nuestro público como plataforma para seguir mostrando nuestro trabajo en el espacio urbano sin desaparecer. ¡Es posible otro formato!

Lo que más llama la atención de Animal Bandido es que vuestros diseños están en contra de todo lo que mueve el mercado de la moda actual (tendencias, abaratamiento de costes a expensas de terceros, el diseñador como estrella mediática…). ¿Es muy duro conservar la autenticidad?

No es que estemos en contra de todo pero nosotros seguimos unos valores firmemente, y sí es duro conservar la autenticidad. Las tendencias se crean a partir de la nada, es cuestión de que alguien se fije en algo y otro alguien se fije y se empiece a poner de moda.
En cuanto al abaratamiento de costes podemos confirmar que es posible producir en España y vender a unos precios competitivos, pero lo que hacen las empresas grandes es producir miles de prendas explotando a sus trabajadores y venderlas en el primer mundo reventando precios. Nosotros no podemos competir contra esos monstruos. La gente sabe que nuestro producto es de autor y que las prendas van numeradas, eso le da un valor añadido.
Podríamos llamarlo “arte” en formato textil, y ahora también en formato cerámica.

(A Clàudia) ¿Fue muy complicado traducir a patrones las formas y colores de la obra de Zosen?

En realidad nunca hicimos un gran estudio de patrones, lo que impera en nuestras colecciones son pequeñas modificaciones de prendas que nos gustan, hoodies, bikinis, camisetas básicas. Y en cuanto a los colores muchas veces nos tenemos que ceñir al color del tejido que hay en el mercado al no poder producir una cantidad X.
Aunque en lo que serigrafiamos y estampamos en digital sí que usamos los colores que queremos.

El catálogo de Animal Bandido cuenta ahora con tazas y platos. ¿Las posibilidades son infinitas o siempre existirá algún que otro límite?

Las posibilidades son infinitas. Todo va en función de lo que podamos invertir, no tenemos mecenas, ni marcas multinacionales que ayuden/corrompan este proyecto.

¿Y a la hora de ampliar el catálogo tenéis algún proyecto preferido? ¿Hacia dónde se dirige Animal Bandido?

No, no tenemos ningún proyecto preferido, nos gusta experimentar con todo tipo de cosas. De momento estamos distribuyendo los platos, depende también de la reacción del público y luego veremos en qué invertimos.

(A Zosen) Tras demostrar que el arte urbano, y en concreto el graffiti, puede funcionar tanto como marca como obra exponible, ¿qué crees que hace falta para que cese la persecución hacia esta disciplina?

Bueno, difiero en lo de que yo utilice el graffiti como una marca. En concreto lo he utilizado como escuela y trampolín hacia otras modalidades de creación, pero marcas son los que patentan y venden. Como obra que se puede exponer no te lo niego, pero eso ya no lo llamamos graffiti, sino pintura o arte contemporáneo. Justo ahora en Abril inauguro junto a otros 3 artistas una gran  muestra en la Galerie Celal de París y tendremos varios eventos: desde presentar el proyecto en un ayuntamiento con una performance, talleres con niños, la presentación del libro Barcelona’s finest, fiestas con música y la expo en sí.

Mientras haya intereses económicos y grupos de poder que controlen las ciudades, el graffiti será perseguido, aunque a veces nos llamen para mostrar nuestro arte en espacios culturales institucionales, nacionales e internacionales.

¡Más arte público y menos arte elitista!

animal bandido por nuria rius

Enlace: Animal Bandido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.