Animal Kingdom: De qué lado estás

A pesar de ser una opera prima, David Michôd es conocido por sus cortometrajes premiados en festivales como AFI, Venecia o Sundance. Durante diez años, Michôd guardó el guión de Animal Kingdom en un cajón mientras conseguía toda la financiación necesaria para llevar su proyecto a la gran pantalla. El resultado de tan larga espera es una notable película que está causando furor allá donde va desde que recibió el Premio del Jurado en Sundance.

Animal Kingdom, protagonizada por Ben Mendelsohn, Joel Edgerton, Guy Pearce, Luke Ford, Jacki Weaver, Sullivan Stapleton y James Frecheville, es un drama psicológico enmarcado dentro del crimen organizado. Según el director, la historia se inspira en unos incidentes que pasaron hace 20 años en Melbourne, cuando parte de la clase política era corrupta y había muchas familias enteras dentro del crimen organizado.

La historia empieza cuando el hierático adolescente Joshua ‘J’ Cody (Frecheville) pierde a su madre por sobredosis y se va a vivir a Melbourne con sus tíos y abuela a quienes no había visto nunca. Joshua no tarda en entender que su familia es peligrosa y muy poco convencional. El policía Nathan Leckie (Guy Pearce) quiere que J colabore con él para desenmascarar a policías corruptos, atrapar a los traficantes y alejar al chico del mundo de la violencia y el trapicheo. A partir de ahí, J debe elegir.

Con este argumento, se plantean debates como la capacidad de elección, el aventurarse hacia el bien o el mal o el tema de si la sangre implica amor y/o lazos de lealtad.

La película presenta una atmósfera tensa, seria, sin ironías, llena de historias subyacentes, elipsis bien utilizadas y personajes que emanan pasado sin hablar de él, como el maravilloso personaje de Jacki Weaver, la abuela. Sin duda, el mejor personaje de toda la película. La abuela es el centro de la familia, la cabeza pensante de todo. A medida que avanza la película se va manifestando lo mala y extraña que es con pequeños gestos como, por ejemplo, el tratamiento hacia sus hijos al darles besos en la boca. Jacki Weaver interpreta a una mujer australiana pero bien podría ser una auténtica mamma italiana. Smurf es una mujer que debió ser una femme fatale que hizo y deshizo a su antojo, enamorando y chantajeando a muchos hombres. ¿No parece raro que todos sus hijos sean tan diferentes? Seguramente son de varios padres, victimas o compinches de la mujer dura, manipuladora e inteligente que vemos en pantalla.

Con todo esto y algo más, Animal Kingdom se presenta como una de las operas primas más interesantes de este año. Sin embargo, a pesar de ser una película notable, resulta imposible equipararla a Uno de los nuestros como han dicho algunos críticos. Aún así, vale la pena verla.

ANIMAL-KINGDOM