ARCO Bloggers: una historia de periodismo artístico en tiempos digitales

arco-bloggers-logo

arco-bloggers-logoNo importa el grado de vinculación que tengas con el arte, ARCO es nuestra meta, el evento que trastoca nuestra rutina de exposiciones y ferias y, como si la entrega de los Oscars se tratara, despierta nuestro anhelo de sentirnos parte de una comunidad en la que el arte, nuestra debilidad, establece las reglas. Las galerías hacen cálculos, los ojos de la prensa apuntan a la organización, y el público… el público, simple y llanamente, disfruta. Pero, ¿en qué lugar encaja el blogger, ese eslabón perdido entre el crítico y las masas? Hasta hace poco, en uno muy pequeño, casi anecdótico, sin influencia alguna en comparación con las grandes bestias de la opinión estadounidense o todos esos portales de envidiable presupuesto que escrutan el mundo del arte e incluso se permiten desafiar con sus críticas a creadores y galeristas. Pero las cosas cambian y los tan manidos «esfuerzo» y «tesón» terminan por dar frutos, como en el caso de ARCO Bloggers, una plataforma de opinión que pretende a través de los principales blogs de arte de este país «descubrir y analizar las nuevas características y dinámicas de la información y la crítica de arte, en un momento de transición de los soportes analógicos a los digitales». Tras la iniciativa se encuentran Roberta Bosco y Stefano Caldana, redactores del blog de EL PAÍS El arte en la edad del silicio, y entre los bloggers reunidos encontramos a destacados críticos y figuras de la prensa artística nacional, tanto física como digital, así como algunos de mis bloggers favoritos –localizables en nuestra sección de links– y otros que desconocía pero que, gracias a la plataforma, ya son habituales en mi lector de RSS.

Por otra parte, os informamos que Underdogs participará en esta iniciativa como blog invitado, así que muchas de nuestras entradas –más una selección de las antiguas– podrán disfrutarse una vez más en ARCO Bloggers y verse también, como dictan los tiempos, en Facebook y Twitter.

Ahora, el camino hacia ARCO cuenta con un aliciente adicional nacido en internet, refugio de todos los que gustamos de la información veraz y sin condicionantes externos. ¿Podemos empezar a hablar de una utopía bloggera?