Categorías
Exposiciones

Bel-Air, por Xevi Solà

El mundo rural, pese a convertirse en los últimos años en un sinónimo de escapismo, siempre ha contado con una cara oscura en la que se han ido a refugiar muchos de los demonios que dominan a la humanidad. Y aunque la cultura haya librado duras batallas en su defensa,  no ha evitado que el dolor, la oscuridad y la muerte se hayan paseado por las vidas de muchas personas aquejadas de una visión limitada del mundo.

El pincel de Xevi Solà no tiene problemas a la hora de inmortalizar las contradicciones inherentes al ser humano, las mismas dicotomías que presentan sus obras, protagonizadas por unos personajes que se rodean de belleza para esconder su fealdad, que aparentan ser felices cuando en sus vidas reina la melancolía. En resumen, un conjunto inquietante.

El sol brilla pero no calienta en unos paisajes que destilan sobriedad y sirven de vehículo a las historias de unos individuos de reconocida influencia romántica. En palabras del propio artista, «los románticos pintaban así a sus personajes: insignificantes, desamparados y quietos ante la inmensidad del paisaje».

Miradas vacuas, actitudes exhibicionistas, desnudez explícita y liberadora…, pequeños elementos de un mensaje más complejo que, como una parábola, desafía a nuestras percepciones y principios. Básicamente, lo que buscas cuando entras en una galería como la Víctor Saavedra (Enric Granados, 97 – Barcelona), donde, del 17 de abril al 29 de mayo, se alojará la obra de Xevi Solà bajo el nombre «Bel-Air».

Nunca un título fue tan premeditadamente engañoso.

Enlaces: Galería Víctor Saavedra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.