BJ Nilsen: The Invisible City

Para un seguidor de la música ambiental, cada referencia del sello Touch es de obligada escucha. Hemos dejado atrás una década plagada de multitud de obras pivotando entre el ambient de vanguardia, el krautrock más progresivo y hedonista, los interminables drones, refinamientos de la música noise, el techno dub paisajístico… y es posible que haya una gran saturación en este sentido. Para los que no tenemos remedio y nos acercamos a estos discos, creo que estamos ante uno grande. Las manipulaciones de los sonidos, las irrupciones de ruido de Scientia que luego se vuelven elevadoras con el sonido del órgano, la oscura pesadumbre de Virtual Resistance con sutiles espasmos eléctricos casi slowcore, el aire fantasmagórico de estación de tren en Meter Reading y un final solemne con Gradient y la que da título al disco. Brillantes composiciones que le sitúan entre los nombres importantes de Touch en este momento, mirando de reojo a Oren Ambarchi. Y eso es un gran cumplido.

Abatido y hermoso disco.

Enlace: Web Oficial
Texto: Fran Martínez