Bullitt: Love or Die

Posted on
Por Bill Jiménez

Ha llegado el momento de amar o morir, de disfrutar de una banda que no hace más que cosechar buenas críticas. Primero con su disco de debut, Squared Wheels, y ahora con Love or Die, una descarga de punk ágil y melódico, a la usanza de esos noventas que muchos echamos de menos. De esa nostalgia nos habla Enric, batería de Bullitt, haciendo un hueco en una agenda que incluye un buen número de conciertos que nadie debería perderse.

***

Existen diferencias evidentes entre vuestro anterior disco y este Love or Die, pero ¿qué cambio como músicos habéis experimentado en este tiempo? ¿Qué habéis aprendido y aplicado a este nuevo LP?
Quizá la diferencia está más en la intención que en una evolución personal de cada uno. Me explico: cuando grabamos el primer disco veníamos de ensayar mucho tiempo en el local sin ninguna intención de hacer temas que se tuvieran que conjuntar en un disco. Se podría decir que nos metimos en el estudio más porque tocaba que por otra cosa. Con el segundo empezamos a trabajar en el local a sabiendas de que lo que sacáramos de ahí seria tarde o temprano nuestro segundo disco y eso hizo que lo compusiéramos de otra manera. Si algo hemos aprendido con este segundo disco es a no forzar las composiciones, intentando que todo saliera de forma natural, lo cual siempre es difícil cuando te pones fechas límite.

Aunque seguís siendo melódicos, hay más elementos rockeros en vuestras composiciones. ¿El objetivo es alejarse de la etiqueta hardcore o es el resultado de una evolución espontánea?
La verdad es que no nos hemos considerado nunca un grupo de hardcore. Cuando vienes de esta escena, y nosotros lo hacemos a mucha honra, te das cuenta de que el hardcore solo es la punta del iceberg. Un inmenso iceberg que engloba multitud de estilos como son el rock, el soul, el metal, el punk y un largo etcétera. No es nuestra intención inventar nada ni dejar obsoletas todas estas etiquetas. Simplemente intentamos hacer las cosas de forma natural y sintiéndonos cómodos todos los miembros del grupo, así que si el disco suena más rockero es porque los cuatro nos sentimos bien con eso.

La crítica evoca a The Unfinished Sympathy cuando habla de vosotros. ¿Qué os parece que Bullitt se convierta en un grupo de referencia?
La verdad es que ahora mismo nos sentimos muy halagados y con una mezcla de perplejidad y responsabilidad. Que de golpe te comparen con grupos de la talla de TUS o Aina, que son dos de nuestros grupos preferidos de todos los tiempos, te llena de orgullo pero al mismo tiempo tienes una sensación de que los acontecimientos te están sobrepasando un poco. No dejamos de ser cuatro colegas que tocan simplemente porque hemos crecido tocando y no sabemos vivir sin tener que ensayar o con algún concierto a la vista el próximo fin de semana.
Si seremos un grupo de referencia o no lo sabremos dentro de 10 o 15 años. Si la gente todavía nos recuerda entonces volvemos a hablarlo.

Uno de los sentimientos que más está despertando vuestro disco es la nostalgia. ¿Vosotros también sentís añoranza musical por los noventa?
No es solo añoranza musical, sino de todo en general. Recuerdo esos años como los mejores de mi vida. Viviendo en Sant Feliu de Guixols tenías la oportunidad de ver dos o hasta tres grupos cada semana, nacionales e internacionales, por una miseria de entrada. Así aprendimos a tocar muchos de los grupos que hoy estamos sacando discos, viendo conciertos, viviendo ese ambiente, observando y hablando con grupos de todo el mundo. Hoy en día todo está muy profesionalizado y es mucho más difícil encontrar ese ambiente tan productivo para que nuevas generaciones sigan la estela marcada por esa década. Y, a decir verdad, esto es lo que más me entristece.
La Sgae y el afán de recaudar del Estado se están cargando toda esta escena que enriquecía a nuestros jóvenes y a nuestra cultura, cortándoles las alas desde el principio y causando un daño muy difícil de recuperar.

¿Por qué os decidisteis por un título como Love or Die?
Xavi es el encargado de hacer las letras, además de cantarlas, y a él se le ocurrió el nombre. Creo que buscaba algo muy directo, escueto y que a la vez fuera una declaración de intenciones. El chaval además es un romántico de cuidado, con que…

¿Cómo veis el panorama actual dentro de vuestro género?
Creo que dadas las circunstancias que te comentaba anteriormente podemos estar muy satisfechos de todas las bandas acojonantes que salen de nuestro país y del nivel que facturan hoy en día. Bandas de la talla de Nueva Vulcano, Vistalegre, Hurricade, Nothink, Two dead Cats, Toundra… ¡Es una pasada!

¿Qué tal os ha sentado trabajar para BCore?
Tener una discográfica como BCore detrás ha sido un paso muy importante para nosotros. El simple hecho de tener su confianza ya te da un empujón para seguir tocando y, además, nos ha facilitado mucho las cosas tener un equipo de trabajo como el suyo. Date cuenta de que (por supuesto) ninguno de nosotros se gana la vida tocando a día de hoy, es decir, que todos trabajamos 8 horas al día aparte de mantener a flote el grupo y eso conlleva mucho trabajo y, por qué no decirlo, mucho aguante. Así que tener a alguien que se preocupa del papeleo, del booking, de la distribución de discos, etc., y además con la eficiencia y repercusión de BCore es como un regalo caído del cielo o, como diría Santi: «Aigua de Caldes!»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *