Christoph Niemann: El artista que nunca rompió un plato

Posted on
Por Redacción

A mí, lo que me gustaría es hablar de The New Yorker, ese referente cultural y cosmopolita que desde los años veinte ofrece cada semana reportajes, críticas, ficción y humor gráfico; una de esas maravillosas revistas que ya nos gustaría tener en éste, nuestro país. Pero no, el asunto es que no tengo suficiente espacio para demostrar mi entusiasmo por esta publicación, sólo el justo para hablaros de Christoph Niemann, uno de sus ilustradores habituales.

De origen alemán, sus padres se trasladaron a Nueva York antes del cambio de siglo, donde empezó su auténtica carrera como artista plástico. Y aunque en esencia sea un ilustrador de periódico, el año pasado se lo vio en formatos tan peculiares como el Lego, las hojas de árbol o la tela.

Respeto a su estilo, pertenece a esa corriente de ilustradores que lanzan grandes mensajes sin buscar la sofisticación. Las herramientas deben ser efectivas, no protagonistas, y la verdad es que lo consigue. Aparte, su humor es muy saludable. Niemann es mordaz sin llegar a la corrosión, amigo de romper platos y luego poner carita inocente.

La mejor forma de conocer su trabajo es dejarse caer por su web o por el blog que desde hace un tiempo tiene en el New York Times, una delicia llamada Abstract City en la que, con una regularidad aceptable, expone desde divertidos partes meteorológicos a sus técnicas para sobrevivir a una noche de insomnio. Echad un vistazo y decidme si, más que sonrisas, os ha despertado carcajadas.

 

Enlaces: Sitio Oficial | Abstract City

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *