Los cimientos del comunismo

Posted on
Por Bill Jiménez
Construir la revolución Caixa Forum

Aunque me será difícil debido a la devoción que muestro por la arquitectura soviética del siglo pasado, intentaré juzgar desde una perspectiva imparcial la exposición que a comienzos de febrero estrenó el Caixa Forum Barcelona. Construir la revolución. Arte y Arquitectura en Rusia, 1915-1935 es, como su explícito nombre indica, un exhaustivo repaso a dos décadas de efervescencia artística. Y todo gracias a una revolución que, lamentablemente, conocemos por sus protagonistas políticos, cuando, fiel a los conceptos del primitivo comunismo, fue un enorme trabajo en equipo en el que los artistas tuvieron mucho que decir y crear.

Construir la revolución Caixa Forum

Eran tiempos de necesidades energéticas, urbanísticas y sociales, y para contentar a las masas, una disciplina tan anquilosada en tiempos zaristas como la arquitectura, tuvo que reinventarse y redefinir el concepto que hasta el momento se tenía del espacio. Para ello, aparte de ideas propias, echaron un vistazo a lo que se estaba cociendo en la vecina Europa, donde nombres como Le Corbusier creaban un discurso que aunaba funcionalidad y vanguardia.

Construir la revolución transmite esta esencia a través de más 200 documentos y obras, ya sean pictóricas, fotográficas o la documentación original que se conserva de muchos de los proyectos que, a día de hoy, han sobrevivido a las crisis y las guerras. Geometrías exactas, sinuosas rampas y escaleras, ventanas interminables… clásicos todos ellos de una forma de trabajar que potenciaba las relaciones entre ciudadanos (como el edificio Izvestia), el aprovechamiento de las energías (la ambiciosa estación hidroeléctrica DneproGES), las comunicaciones (con los 150 metros de la torre de radiodifusión Shábolovka) o los faraónicos tributos a las leyendas del Partido, como el Mausoleo de Lenin. Una realidad fácilmente reconocible acompañada por las obras pictóricas de maestros plásticos como Klutsis, Malévich y Ródchenko (entre otros), demostrando el paralelismo existente entre ambas disciplinas. Por otro lado, en la exposición también comprobaremos cómo el tiempo no hay podido con una arquitectura hecha para durar. Gracias a las imágenes en gran formato del fotógrafo británico Richard Pare, el círculo trazado entre pasado y presente se cierra con una pizca de nostalgia y, sobre todo, con mucha practicidad. Nada sorprendente viniendo de la Rusia de comienzos del siglo XX.

Richard Pare

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *