Crónica del SEFF 2012

Por Patricia Salvatierra

Aunque las lluvias se ciernen sobre la ciudad, los sevillanos no dejan de acudir a las salas de proyección para ver qué propone la novena edición del destival de cine europeo. Las primeras jornadas confirman el buen ojo de los programadores en la selección de las películas.

A continuación se expone una pequeña muestra de lo  más destacado que se ha visto en este arranque de festival.

Reality-Matteo-Garrone

En sección oficial destacan títulos como Reality, la cual se estrenará en breve en nuestras pantallas. Matteo Garrone, después del éxito de crítica de Gomorra, se adentra en la crítica social en una sátira que denuncia el mundo de la televisión y los reality shows. Quizá,  el principal morbo del filme reside en su protagonista.  No en la ficción, si no en la vida real, ya que Aniello Arena fue un integrante de la Camorra que actualmente lleva veinte años recluido por una condena a cadena perpetua. Arena lleva diez años formando parte de un grupo de teatro en la prisión. Garrone explicó cómo viendo recitar a Arena en una obra teatral organizada en la cárcel decidió que le quería para una película.

Boy Eating the Bird's Food

Boy eating the bird’s food es la ópera prima Ektoras Lygizosvque. El griego presenta la vida de un chico un tanto desequilibrado que apenas tiene medios para subsistir. Planos descentrados, escaso diálogo y ciertas escenas que no sabes muy bien a qué se deben muy en la línea de la escuela de Yorgos Lanthimos, director de Canino o Alps, también incluida en la programación, dentro del foco dedicado al nuevo cine griego.

A-Royal-Affair

Un asunto real (A Royal Affair) de Nikolaj Arcel muestra los cambios históricos acaecidos en las cortes de Christian VII, Rey de Dinamarca y de Noruega, desde finales del siglo XVII hasta el XVIII. Pocos años después de que el joven rey reconociese públicamente no amar a su esposa, Carolina-Matilde de Gran-Bretaña e Irlanda, y de ser carne de todo tipo de excesos y de locuras, aparece en la vida del monarca Johann Friedrich Struensee, un doctor alemán muy ambicioso e ilustrado. Se trata de una amistad que cambió el panorama gubernamental de Dinamarca. Un filme de época rodado de forma sutil, fina y elegante.

Good Vibrations es una entretenida película que se sitúa en el Belfast de los setenta. Se trata de un biopic de Terri Hooley, el propietario de una tienda de discos, amante de la música por encima de todo y pequeño productor que convulsionó la industria musical inglesa e irlandesa de los años setenta con su sello musical Good Vibrations. La película está regada de buena música: Stiff Little Fingers, Sahngri-las, Suicide, The Undertones… junto a la banda sonora original de David Holmes. Una buena película tanto si eres un melómano como si no.

Good Vibrations

En cuanto al género documental, destaca Leviathan, un producto odio et amo: no muy indicado para quien no esté dispuesto a dejarse llevar por una experiencia tan inmersiva como de contemplación, pero que regala auténticas  e impactantes joyas visuales. El mar y sus seres se muestran a través de la vida en un barco pesquero. Nunca antes mar adentro se había mostrado tan bruto y a la vez tan bello.

En Europa Junior, los jóvenes y niños han podido disfrutar de la entrañable Ernest and Celestine, de Benjamine Renner, Stéphane Aubier y Vincent Patar, que muestra con un cuidado estilo la amistad de un ratón con un oso acompañada de la música del cellista de jazz Vincent Courtois. Un poco fuera de lugar dentro de esta sección se encuentra Operation Libertad. Un padre decide recuperar unas grabaciones de cuando era joven, editarlas y regalárselas a su hija por su veinte cumpleaños. Esas grabaciones contienen la historia de cómo un colectivo juvenil, autodenominado GAR (Grupo Armado Revolucionario), pretende hacer justicia mediante la revolución. Para ello, planean un golpe al sistema financiero con el que buscan conseguir una confesión grabada de pagos y prácticas ilícitas. Sin embargo, el plan no surgirá según lo previsto. Un filme que empieza bien pero que va perdiendo fuelle a pasos agigantados.

Además, hubieron los Special Screenings  de títulos tan esperados como  la superproducción Grandes esperanzas de  Mike Newell,  la maravillosa Holy Motors de Léos Carax, Amour de Michael Haneke, Invasor, de Daniel Calparsoro o la divertida Le Magasin des suicides, primera incursión del veterano Patrice Leconte en la animación (y en las tres dimensiones). A pesar de su título y temática, se trata de un canto a la vida lleno de alegría y buen humor con aires del Edward Gorey de The Gashlycrumb Tinies.

(Actualización)

La lluvia siguió regando las calles sevillanas durante todo el festival. La segunda mitad del evento andaluz tuvo de todo: películas sencillas, de manual, sin pretensiones e, incluso, filmes que se podrían haber desechado sin cargo de conciencia alguno.

A perdre la raison, inspirada en hechos reales, muestra la degradación de una mujer joven que un día decide casarse ilusionada con su novio y crear una familia. La preciosa sonrisa de la muchacha se va convirtiendo poco a poco en ojeras y lágrimas con el paso de los años. Se trata de un drama del belga Joachim Lafosse, excelentemente protagonizado por Èmilie Dequenne, bien rodado, bien expuesto pero con un final previsible y que, por si el espectador no tuviera muchas luces, se subraya en los últimos (y prescindibles) minutos.

aimer_a_en_perdre_la_raison

Una de las sorpresas del certamen fue The Hunt, de Thomas Vinterberg, director de la “dogmática” Celebración. El filme cuenta la historia de un profesor de guardería que un día es injustamente acusado de agresión sexual por una niña. Pese a haber recibido multitud de críticas y objeciones en Cannes -aunque Mads Mikkelsen terminase llevándose el Premio a mejor actor en dicho festival-, lo cierto es que la película está bien hecha, es interesante y mantiene al espectador en tensión hasta el final. Para nada se trata de una película inmoral, simplemente propone un debate ciertamente incomodo. Es una película en la línea de La calumnia de William Wyler o La duda  de John Patrick Shanley. Además, a sus virtudes se le debe sumar el final ya que, lejos de ser maniqueo y previsible, juega bien la carta de la ambiguedad.

Una de las mejores películas vistas en Sevilla fue, sin ninguna duda, Museum Hours, de Jem Cohen. El norteamericano explica la historia de una amistad en la Viena actual. Él es un vigilante del Kunsthistorischen Museum, ella una canadiense que acude a la  ciudad a visitar a una prima que se encuentra hospitalizada. El filme explica la historia de dos personas que un día unen sus soledades. Las sencillas conversaciones, sobre todo las que giran en torno a los cuadros de Brueghel,  los paseos por las calles vienesas y las visitas a los bares de inmigrantes resultan simplemente deliciosas, agradables y cercanas.

museum_hours

Call Girl, la opera prima de Mikael Marcimain, avalada por el premio FIPRESCI del festival de Toronto, es un largo (140 minutos) thriller ambientado en los setenta que cuenta como una chica asidua a los reformatorios acaba metiéndose en el mundo de la prostitución de lujo. Junto a ello, la corrupción de las altas esferas, los políticos pederastas y la justicia que no es tal se plantean entre temas de David Bowie, Roxy Music, Bee Gees o George McCrae.

Eat Sleep Die es la obra con la que Gabriela Pichler se alzó con el Giraldillo de Oro a la mejor película. Cuenta la historia de una chica humilde y carismática que trabaja en una fábrica de verduras. Un día se queda sin trabajo y empieza a buscarlo. No hay más. Se trata de mostrar una historia de clase obrera, sin pretensiones, con sus miserias y alegrías en el día a día.

Gebo et l’ ombre es la última película del centenario Manoel de Oliveira. El filme se basa en la obra teatral portuguesa de Raul Brandao, que se dice que pudo influenciar el Esperando a Godot de Samuel Beckett. Con un reparto estelar formado por Michael Lonsdale, Claudia Cardinale y Jeanne Moreau, Gebo et l’ombre muestra como es posible hacer buen cine con una puesta en escena sencilla.

gebo-et-lombre

En Me Too, el cineasta ruso Aleksei Balabanov presenta la historia de un grupo de parias que inicia un viaje en busca del “campanario de la felicidad” situado en una zona devastada por la radioactividad nuclear. Curiosa en su planteamiento, pero finalmente olvidable.

Paradise: Love y Paradise: Faith son la primera y segunda pieza de la todavía inconclusa trilogía sobre el amor, la fe y la esperanza, centrada en la mujer, del austríaco Ulrich Seidl. Con unas protagonistas geniales, ambas películas acaban hablando de la soledad. Paradise: Love muestra a una mujer madura que se va de vacaciones a África, donde descubre el turismo sexual. En Paradise: Faith, se nos muestra el día a día de una mujer, también de mediana edad, extremadamente religiosa. Es el fanatismo elevado al cubo. A pesar de que ambas películas son dramas, Seidl es capaz de despertar la carcajada en el espectador en varios momentos de la obra.

A ultima vez que vi Macau es una interesante película que cuenta cómo un hombre acude desde Portugal a su tierra natal, Macao, para ayudar a su amiga Candy que cree estar en peligro. João Pedro Rodrigues y João Rui Guerra de Mata entremezclan de forma sorprendente este planteamiento noir con una puesta en escena propia del film-diario (o de la película de viajes).

A ultima vez que vi Macau

Leones, de Jazmín López, aparentaba tenerlo todo para ser algo nuevo y diferente: chicos perdidos en el bosque, una pulsión de muerte, el tarareo de una canción de Sonic Youth… Sin embargo, aunque no es una mala película, deja cierto regusto a apuntes universitarios y manual de oficio y poco más.

Sin duda, la peor película del festival fue Les Mouvements du bassin, de HPG, quien fuera uno de los pioneros del cine X “gonzo”. Se trata de una película de la que ni siquiera se salva la curiosidad de ver en acción a Eric Cantona como matón de poca monta. Una película mal rodada, llena de tópicos, historias que ya se han visto y oído cientos de veces y unos chistes sin gracia, que logra que salgas del cine con un humor de perros.

Junto a estas y otras películas internacionales, el cine español se vio representado por filmes como Recoletos arriba y abajo de Pablo Llorca, Fin de Jorge Torregrossa, Arraianos de Eloy Enciso, la esperada Mapa de Elias León Siminiani o la rompedora propuesta de Otel·lo de Hammudi Al-Rahmoun.

También destacaron, y mucho, las retrospectivas, dedicadas a Agnès Varda y Gonzalo García Pelayo. Esta última estuvo complementada por un seminario sobre el director que proporcionó comentarios interesantes e imprevistos tanto por parte de los ponentes como del propio creador, quien afirmó que nunca hasta ahora había sentido que su cine era entendido de verdad.

 eat_sleep_die

Gota a gota, película a película, el evento fue llegando a su fin y con él, la resolución de los galardonados. El Jurado Internacional de la Sección Oficial, compuesto por Juan Antonio Álvarez, Dagur Kari, Christelle lheureux, Laia Marull y Karel Och, decidió otorgar los siguientes premios:

Giraldillo de Oro para la sueca Eat Sleep Die, como hemos mencionado antes, y el Giraldillo de Plata para la griega Boy Eating the Bird´s Food. Sus protagonistas obtuvieron además los premios a mejor actriz y actor, respectivamente. El premio Eurimages a la mejor coproducción europea fue para Sister, de Ursula Meier, ex-aequo con Paradise: Faith que también se lleva a casa el de mejor guión. El filme de Meir también fue recompensado con el galardón a la mejor forografia. Reality recogió el Premio Especial del Jurado mientras que el Premio del Público se lo llevó  Amour, de Michael Haneke.

El Jurado de la sección NO FICCIÓN. EURODOC, compuesto por Patrick Bernabe, Antonio Delgado Liz y Andrés Duque, decidieron otorgar un premio ex-aequo a Leviathan de Lucien Castaing-Taylor y Verena Paravel y Mapa de Elias León Siminiani por, en sus propias palabras, “ser dos películas que proponen nuevos caminos a la cinematografía por sus hallazgos estéticos y narrativos y que merecen ser vistas por un público más amplio”.

El Jurado Camp_US de la sección LAS NUEVAS OLAS, compuesto por Triana Alonso, Manuel Broulló, Alba Correa, Isaac Reyes y Carlos Rivero, decidieron otorgar el  premio a Arraianos de Eloy Enciso, “por su madurez, por su carácter híbrido entre géneros y formas y por buscar el cine fuera del cine y no dentro de él”.

El público infantil y juvenil de la sección EUROPA JUNIOR de Sevilla Festival de Cine Europeo 2012 ha decidido otorgar mediante su voto el Giraldillo Junior a El corazón del roble de Ricardo Ramón y Ángel Izquierdo.

Finalmente, The Hunt obtuvo el PREMIO ASECAN (Asociación de Escritores Cinematográficos de Andalucía) y María de Medeiros recibió en la gala de clausura el premio honorífico Ciudad de Sevilla.