Darío Basso: Relieve Oceánico

Posted on
Por Bill Jiménez
Darío Basso

De apertura (relativamente) reciente, la Berger Gallery supone uno de los espacios expositivos no museísticos más grandes de la Ciudad Condal, 320 metros cuadrados dedicados al arte en general, aunque con especial predilección por la pintura. Desde el 15 de diciembre sus muros albergan la producción de Darío Basso (Caracas, 1966), una serie de obras de factura reciente reunidas bajo el título Relieve oceánico. Nada más directo, pues una de las materias primas de sus lienzos es el sedimento marino, aplicado en grandes cantidades y con la misma intención con la que la naturaleza moldea la geografía acuática. Una producción impresionante donde predomina el gran formato y el expresionismo, donde los atisbos de figuración nacen de las experiencias reunidas en Captiva, una isla sudoeste de Florida conocida por haber sido la residencia durante muchos años del malogrado Robert Rauschenberg. Y de tan bello paraje solo podrían salir unas obras ricas en color y forma, influenciadas por el action painting de Pollock, una disciplina que Basso tiene más que asumida y que, junto a un estudiado uso de los materiales, ha sabido dirigir en una dirección única. Reminiscencias animales y líricas (La muerte de Virgilio), la constante presencia de la fauna marina y la fuerza de sus mitologías (el nacimiento de Quetzalcóatl, la serpiente emplumada, de un molusco), la sexualidad del cauri… Son tantas las líneas de diálogo de Relieve oceánico que, aun enumerándolas todas, siempre quedaría algún matiz en el tintero.

Y por si esto no fuera poco, la muestra se complementa con una serie de 42 acuarelas ambientadas en África. Obras un tanto alejadas de su presente producción, imágenes sin artificios que comparten fuertes vínculos con el arte local, en concreto el zimbabuense, país donde tuvo la oportunidad de exponer el pasado verano.

En resumen, Relieve oceánico es un espectáculo técnico como pocas veces se ve, un capítulo importante en la carrera de Darío Basso y una dosis alta de expectación en un espacio que, seguramente, nos proporcionará muchas alegrías futuras.

Enlaces: Darío Basso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.