Underdogs
FacebookTwitterRSS

El gabinete de las maravillas de Halfhouse

0 Flares 0 Flares ×

I believe I have some knowledge which you gentlemen should have. If I die my knowledge may die with me, and no one may ever have the same knowledge again’.

Esta frase fue escrita por una ciudadana neozelandesa en una carta dirigida a astrónomos del Observatorio Astronómico del Monte Wilson (Los Ángeles, California) a principios del S. XX. Fue una época, al parecer, en que gente de todo tipo y procedencia sintió la urgencia de comunicar cuanto sabía sobre astronomía y astrología a los expertos del Observatorio para garantizar la transmisión de su pizca de conocimiento a gente capaz de inmortalizarlo en una catalogación enciclopédica heredable.

Estas palabras, pronunciadas desde la tácita sospecha de que algo se transforma en toda transmisión de conocimiento, son parafraseadas y utilizadas por las artistas María Castelló Solbes y Regina de Miguel para dar título a la exposición conjunta Puede que nadie vuelva a tener el mismo conocimiento, que se inauguró ayer jueves 10 de junio en el espacio artístico Halfhouse (c/ Pere IV, 46, 1º 3º) y que estará abierta al público durante todo este mes.

La fabulación alrededor del objeto museístico

Son conocidos el afán coleccionista y la afición por la catalogación de la naturaleza que emergieron a finales del S. XIX, durante la época victoriana. La era de Darwin presenció el desarrollo de un interés inusitado por el estudio de las ciencias naturales y la recopilación exhaustiva de conocimiento. Fue una época en la que emergieron, como precursores de los museos de Historia Natural, pequeños gabinetes de las maravillas donde lo estrambótico, lo freak y lo extraordinario era catalogado y descrito con tanto detalle, precisión y seriedad como posteriormente lo serían las reproducciones de dinosaurios, dodos y Australopitecus varios que hoy en día podemos disfrutar en cualquier museo de historia natural.

El común denominador entre esos objetos excéntricos y las posteriores reproducciones en museos de seres desconocidos (como los dinosaurios o nuestros propios antepasados) es que ambos objetos, en tanto que piezas de museo, son creados a partir de especulaciones sobre la realidad a la que remiten. Pese a tener voluntad objetiva, el objeto museístico no deja de ser una mera representación material del conjunto de informaciones supuestamente verídicas en las que se basa; representación que tiene la finalidad de hacer llegar ese conocimiento al público de un modo lo suficientemente atractivo para que se produzca un aprendizaje.

Es en esa transmisión del conocimiento a través de la representación donde se produce una fabulación, una especulación por parte de los ‘expertos’ del museo sobre lo que realmente sucedió, que toma forma en ese objeto a través del cual la realidad representada de algún modo se transforma para siempre.

La transformación del objeto privado en obra de museo

La fabulación implícita en este proceso de representación museística es algo que fascina a Regina de Miguel y a María Castelló Solbes, y que ambas han tomado prestado del entorno del museo para aplicarlo a la colección de objetos privados presentes en el espacio mismo donde se expone su trabajo: Halfhouse.

Y es que Halfhouse no es una galería de arte al uso; tiene la peculiaridad de ser mitad hogar, mitad sala de arte: un espacio privado en el que habitan personas reales y que, parcialmente, es empleado como espacio público para mostrar obras de arte. Regina y María parecen preguntarse: ¿qué pasaría si los objetos de los habitantes de Halfhouse, siempre presentes en las exposiciones, fueran convertidos en objetos museísticos por el poder de la fabulación representativa? ¿Qué pasaría si nosotras ejerciéramos de ‘expertos’ y les otorgáramos una ficción que presupusiera una serie de hechos en la realidad que representan? ¿Qué pasaría si creáramos una serie de especulaciones alrededor de lo que pudo dar lugar a cada objeto? ¿Inspirarían en cada uno de nosotros la misma historia, recuerdo o realidad?

Esta es la premisa de Puede que nadie vuelva a tener el mismo conocimiento, un planteamiento sorprendente y muy interesante que os invitamos a explorar este mes de junio.

Por Laia Ordóñez

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 Email -- 0 Flares ×

Categorías: Arte, Exposiciones

Etiquetas: , , ,

3 Responses

  1. avatar Meritxell dice:

    ¡Parece una propuesta interesantísima! Sin duda lo apunto. Estoy harta de exposiciones pseudo intelectualoides a las que la gente va porque “hay que”… Y luego no pisan un museo en el resto del puñetero año…

Deja un comentario

Newsletter

Si deseas más información al respecto, visita nuestra política de protección de datos.
eatmeat-raw-gallery
walrus-underdogs

Más artículos

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 Email -- 0 Flares ×