elBullifoundation

Por Raúl Sánchez Molina

Estaban condenados a entenderse. Ferrán Adriá y Enric Ruiz-Geli han desarrollado una labor creativa en campos académicamente dispares: cocina y arquitectura. Pero al fin y al cabo, labor creativa, y en común, altamente experimental.

La reconversión del restaurante elBulli en elBullifoundation prevista para el 2014 provocó la alianza. elBullifoundation se pretende un lugar de encuentro para cualquier disciplina creativa que comparta el entusiasmo por la experimentación de la cocina de Ferrán. El modelo no será una escuela, más bien un work in progress, un punto de encuentro físico para el intercambio de ideas. Anualmente, el trabajo de elBullifoundation se divulgará a través de todo tipo de medios y soportes (conferencias, libros, blogs, vídeos…).

Supongo que Ferrán no se iba a contentar con una construcción tipo masía-de-la-costa-de-Roses para su fundación, así que aquí aparece Enric, con poca obra construida, con más patentes que edificios, el arquitecto bajo el influjo de las teorías empáticas, del trabajo y del hidrógeno (y unas cuantas más) de Jeremy Rifkin.

En una sociedad extasiada y saturada de los términos ‘sostenible’, ‘verde’, ‘ecológico’, acompañados en el campo de la arquitectura de propuestas inocentemente, y las más de las veces, bucólicamente verdeadas, sorprende ver las propuestas de Cloud9, la oficina de Enric, reivindicar estos mismos conceptos traducidos en sus proyectos hipertecnológicos (que no high-tech). Green New Deal, como lo llama él.

Los edificios de Cloud9 van más allá de los intercambios pasivos con el entorno, su propuesta es activa: provocar relaciones energéticas mediante nuevos procesos creados a través de la innovación tecnológica, con el apoyo fundamental de la industria, con la que gusta de aliarse para crear sus patentes, que convierten sus edificios en un ensamblaje de partes, en una distribución de recursos que realiza las funciones oportunas con el medio exterior para ser los más verdes sin siquiera aparentar ser verdes.

Como ejemplos, su Villa Nurbs, aún en construcción, o el recientemente inaugurado Media-Tic, en el distrito 22@ de Barcelona, que junto al resto de su obra, goza de las misma cantidad de defensores que de detractores, rasgo que lo une a Ferrán Adriá.

La arquitectura de elBullifoundation será un ensamblaje de componentes distribuidos por la parcela: ideario, archivo, brainstorming/cine, y experiencias. Todas nuevas construcciones, a excepción de los comedores existentes, que se convertirán en el archivo histórico.

Cada uno de estos componentes recibe una formalización singularizada. La coherencia global no es formal ni compositiva, sino energético-conceptual: todas serán construcciones de emisión 0, para lo cual utilizarán la energía del viento, del sol, de las olas o la geotermia. Incluso habrá un pequeño paisaje marino, una pequeña piscina a modo de huerto de algas como biomasa alternativa para crear energía renovable, siempre y cuando Ferrán no meta todas las algas en sus ollas.

Otro rasgo compartido de los componentes, cómo no, será la experimentación tecnológica, a través del uso de sistemas de fabricación digital, que partirán, por citar un ejemplo, de la comparación formal y evolutiva con algunas de las existencias del Cabo de Creus. Y así, el espacio de Brainstorming/cine (semienterrado, tipo búnker), aplica la configuración estructural de los corales, con perforaciones en el cascarón para dejar entrar la luz y enfocar las vistas; otro tipo de coral es el punto de partida de las salas de ideario (que por otra parte se asimilan igualmente a porrones de vino), cinco espacios para cinco formas diferentes de comer y pensar unidos en el exterior por una red común a modo de filtro y almacén de energía solar.

elBullifoundation: work in progress, arquitectura-plató permanente, creative energy lab, riesgo-creatividad-libertad, sin rutinas-sin horarios-sin reservas. Toda una serie de conceptos y retos lanzados por sus creadores, muy ambiciosos. Ahora queda esperar tres años para ver (y saborear el que tenga suerte) el resultado, y en especial, comprobar que la arquitectura no se agota en los compromisos energéticos, y aporta ese algo más que la convierte precisamente en eso, en arquitectura.

3 Replies to “elBullifoundation”

  1. Me ha gustado mucho este artículo, pues lo encuentro de una gran envergadura y conocimiento. Por tanto felicito muy entusiastamente al autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *