foto-naiara-valdano

Las Hilanderas de Naiara Valdano

10 marzo 2017 - Entrevistas

A finales del pasado 2016, nacía Las Hilanderas, un proyecto online cuyo objetivo es difundir el trabajo de una serie de artistas que centran su actividad en torno a técnicas tradicionales como la costura o el bordado. Una reivindicación que parte del cuadro “Las hilanderas”, de Velázquez, y en la que aparecen temas clave como el papel de la mujer en el mundo del arte, así como los pronunciados desniveles a los que se enfrenta para visibilizar o rentabilizar su trabajo. Para saber más al respecto, hemos entrevistado a Naiara Valdano, creadora del proyecto, historiadora del arte y responsable del veterano blog de arte y cultura Art Gossips.

Las Hilanderas es un proyecto con una temática muy definida en donde denuncias una doble discriminación del género femenino (mujer y artista). ¿Cómo ves la situación actual de las mujeres artistas en este país y qué actitudes nocivas imposibilitan su total integración (y, en especial, su igualdad) en el mundo del arte?

Es evidente que existe cierto techo de cristal en muchos puestos y profesiones dentro del sector de las artes visuales (no sólo en el caso de las artistas). Aunque personalmente yo nunca he tenido ningún problema a la hora de trabajar por mi condición de mujer, las estadísticas sobre la situación general de las mujeres dentro de este mundo hablan por sí solas. Si quieres que nos centremos en el grupo de las mujeres-artistas concretamente, podemos ver datos bastante catastróficos: según la asociación Mujeres en las Artes Visuales (MAV) –un referente para conseguir cifras–, las mujeres seguimos representando la mayoría de los estudiantes de las carreras de Arte o Bellas Artes (alcanzando más del 60% del total de los alumnos), pero los hombres tienen un 70% de probabilidades de ganar un premio artístico frente a nosotras. Otro dato demoledor: sólo el 25% de los 3700 artistas expuestos en la edición 2016 de la feria ARCO fueron mujeres (y apenas un 4% eran españolas). Y ten en cuenta que estos son sólo algunos datos dentro de todos los que se pueden encontrar en libros, en estudios o en Internet. Tristemente no es algo anecdótico que pase en uno o dos casos; encontrarse esta desventaja es algo más que habitual.

Posiblemente las razones que imposibilitan la total integración de la mujer en el sector visual sean numerosas, pero yo destacaría tres a simple vista:

  • Factor histórico: durante siglos las mujeres artistas han sido ocultadas, escondidas o tapadas y apenas aparecen en los libros de historia. Y esa herencia histórica sigue pesando mucho en nuestros hombros.
  • Factor institucional: muchas instituciones culturales siguen sin apoyar lo suficiente a las mujeres–artistas en la actualidad. Esto provoca falta de promoción, falta de exposiciones, falta de apoyos, la inexistencia de mujeres en los programas educativos, etc….
  • Sin historia escrita ni apoyo institucional, aparece el factor educativo: el público y los coleccionistas no conocen el nombre de muchas mujeres–artistas de calidad. Y si ellos no conocen, ¿cómo podemos salir del pozo?

Y lo dejo aquí porque esto daría para un master entero.

Juana Gómez

Juana Gómez

¿Las Hilanderas partió como un proyecto de carácter feminista o la propia naturaleza del tema derivó en ello de forma ineludible? En cualquier caso, a qué posturas se aproxima: ¿documentales, didácticas o activistas?

Yo creo que la propia naturaleza del tema derivó en ello. Siempre me ha interesado el trabajo de los artistas que utilizan hilo y aguja (tanto hombres como mujeres), pero al estudiar más en profundidad la historia te das cuenta de cómo ciertas técnicas como el bordado o la costura están relacionadas inevitablemente con la historia de las mujeres. Como explico en la web del proyecto (www.lashilanderas.net), durante siglos era escandaloso que una mujer no supiera coser y eran ellas las responsables de tejer objetos útiles para sus hogares y sus familias (aunque su talento nunca fue apreciado).

A la hora de crear Las Hilanderas y revindicar estas técnicas, me pareció interesante presentar a un grupo de mujeres jóvenes que siguen cosiendo y bordando en la actualidad y que hablan (a veces sin ser conscientes) sobre su condición de mujer o sobre temas feministas. Este proyecto termina teniendo una naturaleza un poco global: quiere ser documental (quiero crear un archivo con el trabajo de artistas que utilizan materiales específicos); es didáctico (pretendo enseñar su trabajo al mundo); y es activista (quiero reivindicar una técnica y unos temas concretos).

¿Qué criterios han de cumplir las entrevistadas para que llamen tu atención como potenciales “hilanderas”?

Hay muchos hilanderos, tanto hombres como mujeres, que me interesan o que llamen mi atención. Pero al crear este proyecto supe que tenía que centrarme no sólo en unas herramientas concretas (hilo y aguja), sino también en una temática específica para evitar tocar muchos palos y que el proyecto se desvirtuase. Aquellas artistas que suelo seleccionar tienen en común dos cosas más allá de los materiales que utilizan: que son mujeres y que hablan sobre problemas o cuestiones feministas / femeninas (igualdad de derechos, revolución sexual, independencia femenina, liberación y descubrimiento del propio cuerpo…).

Eso sí, muchos me preguntan por qué elegí centrarme en mujeres y la respuesta es sencilla: porque de esa forma presento lo que ellas mismas tienen que decir al respecto con una técnica históricamente suya.

tsurubride 2

¿Y qué inquietudes compartidas has detectado en ellas?

Sobre todo tienen inquietudes estilísticas parecidas: en general buscan sacar del cajón técnicas tradicionalmente secundarias como el bordado, la costura o el punto, entre otros. Quieren que estas dejen de ser consideradas técnicas artesanales y se vean por fin como procesos artísticos (porque con hilo y aguja también se puede hacer ARTE).

Y por supuesto la mayoría de ellas tiene interés por cuestiones feministas, aunque cada una se acerca a ellas de forma subjetiva (muchas de ellas sin darse cuenta si quiera).

¿Y algo que te haya sorprendido?

Me sorprendo cada día que trabajo en este proyecto por muchas cosas. Pero me gustaría destacar una cosa que me suele pasar habitualmente al hacer entrevistas: hay artistas cuyas obras las veo de una forma específica y al leer sus respuestas me dan otras soluciones, otras explicaciones, completamente diferentes a mis pensamientos iniciales. Entrevistar es algo bonito, realmente extraordinario, porque te presenta retos, redescubrimientos, sorpresas.

Y, por supuesto, descubro nuevos secretos y datos del mundo del hilo y la aguja, un mundo que prácticamente desconocía (personalmente no coso ni bordo más allá de un botón).

Me llama la atención la apropiación masculina que experimentan disciplinas como la gastronomía y la moda, tradicionalmente femeninas. Aunque vestidas de arte, representan a fuertes modelos de negocio. ¿Qué evita la trasformación del bordado, del encaje y de la costura en general en un producto o necesidad de nuestra sociedad capitalista y, por lo tanto, le evita corromperse en cadenas de producción?

Es cierto que parece que hay una apropiación masculina de mundos como la gastronomía o la moda pero tampoco me parece mal, siempre y cuando no se olvide la contribución que hacen mujeres con mucho talento en estos campos. Creo que el hecho de que hombres entren en sectores considerados femeninos y viceversa ayuda a conseguir una igualdad que tanto deseamos.

En cuanto a tu pregunta, aquí va mi respuesta: el bordado, el encaje o la costura no se han convertido en un producto o necesidad de nuestra sociedad capitalista porque creo que muchos de los clientes / compradores siguen viendo esto como algo antiguo. Cuando explico mi proyecto a amigos que no tienen nada que ver con el arte, todos se acuerdan inevitablemente de los manteles de encaje blanco de sus abuelas y relacionan estas técnicas con los mayores. Hay que enseñar que con estas técnicas pueden hacerse cosas realmente interesantes, modernas y actuales.

Heather Marie Scholl

Heather Marie Scholl

¿Te parece buena la relación de público y mercado con el arte de esencia artesanal?

Tampoco he hecho un estudio profundo sobre el mercado de artesanía como para poder contestar ampliamente sobre esto. A pesar de ello, creo que mucha gente sigue viendo la artesanía aún como algo secundario frente a otros mercados más elitistas y creen que algunos precios de productos artesanales son excesivamente caros (sin darse cuenta de todo el trabajo manual y todas las horas que se deben dedicar para crear un solo objeto). Pero intuyo que poco a poco van surgiendo pequeños grupos de personas que comienzan a estar cansados de los productos hechos en serie con máquinas, en fábricas masificadas, y empiezan a valorar la artesanía por su sencillez y originalidad.

¿Qué recorrido posee el proyecto? ¿Es un diálogo abierto o tienes un objetivo final en mente?

El proyecto todavía es muy joven: se inauguró el pasado diciembre y todavía hay pocas entrevistas publicadas. Pero la idea es que el proyecto sea abierto: iré publicando alrededor de una entrevista al mes de forma periódica y quiero que la web vaya creciendo hasta que ella misma diga. Lógicamente, tendrá un final, pero de momento me lo planteo como un proyecto a largo plazo que me ayuda a presentar el resultado de una investigación personal.

Comments

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: A finales del pasado 2016, nacía Las Hilanderas, un proyecto online cuyo objetivo es difundir el trabajo de una serie de artistas que centran su actividad en torno a técnicas tradicionales como la costura o el bordado. Una …

Deja un comentario