Categorías
Arte Exposiciones

Erik Mark Sandberg: Bello vello

hairy_children_work_2b

Erik Mark Sandberg (Minnesota, 1975) se ha convertido, aparte de una de esas revelaciones que tanto agradan a marchantes y coleccionistas, en un crítico tan feroz como sutil del consumismo; pero si por algo se le recuerda, al menos en los últimos tres años, es por sus retratos de hombres y mujeres peludos, yetis postmodernos que tratan de pasar inadvertidos en una sociedad a la que fascinan y repugnan por igual. Y aunque entre la producción de este artista encontramos otros muchos temas, las indudables estrellas de la exposición presentada en la galería Mito son las cuatro obras en gran formato (52×70 cm) que, intercaladas entre otras menores (aunque más numerosas y experimentales) suponen Wonderfully Nutritious, la tercera parte de una trilogía expositiva compuesta por The Equilibrium of Glamour (New York, 2008) y Picture Day in the Garden (Berlin, 2009).

Barcelona ha sido la elegida para albergar una muestra en la que Sandberg reincide en la amalgama de técnicas que componen su discurso. Entre ellas su llamativo uso de la imagen digital. La mayor parte de sus composiciones son gráficos 3D a los que se les han añadido fotografías, pintura y primitivas texturas que han sido rescatadas de unos remotos años ochenta, todo un exceso de metal y distorsiones cromáticas. Aunque, por otra parte, Wonderfully Nutritious habla de consumo y sus consecuencias; es natural sentirse un poco asfixiado por su propuesta, que pasa sin reparos de la figuración a lo abstracto, sin transiciones que hagan la digestión más llevadera. Pero en el fondo es un plato dulce, porque tras la angustia apreciable en los rostros de los protagonistas de sus obras y las capas de bello que los envuelven como una crisálida social, la obra de Sandberg tiene toda la experimentación que se puede exigir a un artista contemporáneo, que juega con tradición y tecnología, desarrollando una cuidadosa mixtura apoyada por elementos orgánicos.

sandberg_3

En resumen, la obra de Erik Mark Sandberg es algo más que una serie de retratos fotorealísticos de gente velluda, también cuenta con una serie de «bodegones» donde los ramos parecen confeccionados con flores rabiosamente pop; obras sometidas a la tiranía de cuadrículas y redes; misteriosos bustos equinos y momentos atípicos como el lienzo Light Speed, un cinético espectáculo que se rebela una de las mejores piezas de la colección.

Wonderfully Nutritious es un buen punto y aparte en la carrera de Sandberg (que obliga a seguirle la pista) y una referencia en cuanto a calidad y gancho expositivo. Artista y galería pueden brindar por un trabajo bien hecho.

Por Bill Jiménez

Escritor y periodista digital, aficionado al arte y a las narrativas surgidas del ciberespacio, con las que ha experimentado en los últimos años a través de blogs, fanzines, webcómics y manipulaciones fotográficas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.