Ferran Vidal

Posted on
Por Redacción

Ferran Vidal está entre las sorpresas creativas que me llevé el año pasado. Sin ser un novato en esto del arte contemporáneo, desconocía su obra y las distintas exposiciones que la han albergado en el último lustro, la mayoría colectivas ubicadas en Barcelona y alrededores (más algún salto oceánico directo a New York).

De esencia vanguardista, me llama la atención su feroz dominio del color, contenido a voluntad por el bien de una producción en la que se asoman elementos fotográficos, tramas industriales y detalles de street-art. Ferran Vidal es un artista del símbolo, de camuflar entre tormentas de formas y colores unas inquietudes muy mundanas, como la soledad y el tiempo, o rendir homenaje a clásicos literarios como el shakesperiano Sueño de una noche de verano o la populista Cenicienta.

Respecto a su trayectoria escultórica, me fascina su facilidad para cambiar de patrones y apostar por las formas rígidas y simétricas, capaces de generar un equilibrio disfrazado de contraste que no hace más que confirmar la versatilidad de su obra.

Quizá fue esta facilidad para moverse entre mundos lo que más me cautivó de su producción. Ahora me veo en la obligación de seguirle la pista, no sea que me pierda alguna otras sorpresa.

Texto: Oswaldo Reyes

Enlace: Web Oficial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *