Ut pictura: poéticas relajadas en tiempos convulsos

Posted on
Por Bill Jiménez
Ut pictura Galería 6mas1 03

Existe un carro artístico que, más que por la novedad, funciona por lo oportuno de su llegada a esta sociedad en aceleración. En algunos casos, gesta proyectos de fuerte carga discursiva como la exposición “Ut pictura”, comisariada por Francisco Ramallo en la Galería 6mas1. En ella, encontramos un diálogo coherente entre cuatro artistas y cuatro poetas; pues sí, el carro sobre el que escribo no es ni más ni menos que el auge poético que vivimos actualmente.

Ut pictura Galería 6mas1 01

“Ut pictura”, disponible hasta el próximo 23 de enero, traza líneas entre una obra plástica y un poemario, poemas que previamente fueron leídos en la sala y que, como un cuñado en una reunión familiar, “contaminan” los argumentos originales de los cuadros. A día de hoy, los poemarios pertenecimientes a Luis Muñoz, Mariano Peyrou, Mercedes Cebrián y Ada Salas acompañan a los trabajos de Sonia Navarro, Daniel Silvo, Miguel Ángel Tornero y Tamara Arroyo. El resultado es una conversación llamativa y accesible que, en este caso, integra dos disciplinas en las que se intuye una posible equidistancia.

Ut pictura Galería 6mas1 02

¿A qué se debe el renovado interés que experimentamos por la poesía? Recordemos que, en los últimos años, los eventos poéticos se han multiplicado hasta extremos preocupantes, esa cantidad en la que corriente se transforma irremisiblemente en moda, con consecuencias tales como la denostación del objeto sobre el que se trabaja. Así, los recitales, la improvisación, la competición, la difusión de eventos supuestamente artísticos que sustituyen la exposición incoherente de obras pictóricas por el repertorio del poeta, se han vuelto regulares en la programación de las grandes ciudades, hasta el punto de desbordar la oferta cultural y, en consecuencia, restar interés al conjunto.

Ut pictura Galería 6mas1 05

Naturalmente, nos podemos tomar el movimiento de dos formas: la primera, confiando en nuestra intuición y conocimiento a la hora de separar el grano de la paja; la segunda, alegrarnos por una disciplina que bien se merece una burbuja que beneficie, al menos temporalmente, a los poetas adscritos; unas dinámicas en las que, seamos serios, nadie se lucrará por encima de sus posibilidades, pero que quedará en la memoria como una suerte de época dorada a remarcar en algún capítulo de la historia poética del país.

Ut pictura Galería 6mas1 04

Los motivos por los que nacen tales booms dentro del sector del arte son amplios. Uno de ellos, ya sugerido, es la burbuja que genera demanda, aumenta la producción y traduce el esfuerzo en beneficio. Otro podría ser sociológico, la capacidad de subversión de un formato en tiempos de aceleración económica. Porque vamos rápido, por mucho que nuestras cuentas corrientes digan lo contrario. El auténtico dinero, el dinero capitalista, muta a gran velocidad, así que cualquier expresión artística que ejerza de bofetada en nuestro histerismo consumista es de agradecer. No nos olvidemos de las características inherentes al hecho poético, el carácter social que hasta cierto punto es necesario en su difusión. Una vuelta a los orígenes contra la que no pueden competir otras manifestaciones literarias, por mucho que la ficción, la novela, el cuento, busquen modelos que arremolinen a las gentes de bien en torno a sus respectivos autores.

Las causas que vuelven a la poesía un must contemporáneo siguen flotando en un limbo histórico que solo el paso de los años resolverá. Ahora intuimos los motivos, la propia poesía da pistas, los esforzados gestos de las pequeñas editoriales también, el débil interés de los grupos editoriales rematan la percepción de tendencia discontinua… Señales, una métrica que tiene mucho de estertor humanista que nos podemos tomar como coletazo de pez fuera del agua o el devastador zarpazo del tigre acorralado.

Deja un comentario