Hurts, «Happiness»

Hurts

Por Helena Martínez-Alonso

Muchos han sido los grupos que han aprovechado las influencias de la década de los ochenta para gestar buenos (y malos) discos. Parecía, incluso, que ya no se podía exprimir más, puesto que las propuestas habían abarcado desde los sonidos más oscuros hasta los más bailable-festivos. Y es aquí donde el dúo Hurts, formado por los  mancunianos Theo Hutchcraft y Adam Anderson, viene a decirnos que estábamos equivocados. Había algo más por explorar.

Meses antes de que el disco fuera una realidad se empezó a hablar de ellos por el tema colgado en myspace Wonderful Life. Su cuidada estética y lo pegadiza que resultaba la canción provocaron cierto interés. El lanzamiento oficial del single Better than Love en mayo de este año dejaba intuir que lo que se avecinaba podía ser grande, pero la sensación inicial de euforia quedaba empañada por un descafeinado estribillo que impide que el tema se convierta en el rompepistas que promete.

Hurts

Una campaña de promoción muy bien orquestada en facebook, twitter y -más tradicionalmente- radios, acompañó a estas canciones, así que las noticias al respecto del grupo han sido casi constantes durante estos meses. Con las actuaciones promocionales, que a menudo incluían canciones inéditas, se empezó a revelar que la promesa de “algo más” se cumplía.
Con el lanzamiento de Happiness (2010) se ha confirmado lo que al inicio era una intuición. Hurts opta por una recuperación de la balada típica y elegante del synth pop, lo cual hace que su sonido se distancie un poco de las referencias más obvias. El ejemplo más claro de este acierto es la colaboración con Kylie Minogue, Devotion. Con una letra de orientación trágica, nos transporta a un diálogo entre dos amantes que se debaten entre separarse o no ante a la posible traición de uno de ellos. La música iguala a la letra en intensidad y dramatismo con un final emocionante. Ojalá esta colaboración pudiera presenciarse en todos los conciertos del dúo.

Y es que el grupo se llama Hurts y eso es lo que nos vamos a encontrar porque… “duele”. Aunque, probablemente, ellos mismos finjan una afectación desmedida con canciones recargadas, en las que los temas que se tratan dan sentido a esta afirmación. De esta manera, encontraremos letras sobre traición, despecho, súplica y muerte. Y todo este drama se envuelve con adornos tan efectivos como los que se encuentran en la gospeliana Stay o en la exagerada épica de Evelyn. La melodía in crescendo de Unspoken y su amarga letra de despedida son el mejor ejemplo de lo que representan.

Es casi imprescindible hablar de Depeche Mode para referenciar a Hurts, pero no es en Just Can’t Get Enough en la que debe ponerse el acento, sino en The Sun and the Rainfall, A question of Lust y, por supuesto, Home. No solo eso, Hurts evocan el halo de preciosas baladas como Wishing (If I had a photograph of you) de A Flock of Seagulls, Souvenir de OMD y Nobody’s Diary de Yazoo, en las que los sintetizadores y las bonitas y tristes letras sobre desamor eran las señas de identidad.
El resultado se encuentra muy próximo a lo comercial y, si tienen el éxito que se merecen, acabarán sonando en todas las radios. Pero aprovechemos que se trata de un producto cuidado y coherente. Además, las caras B de sus singles también merecen una escucha, así como la estupenda versión que hicieron de Confide in me de Kylie Minogue en una sesión para el periódico “The Sun”.

En octubre nos visitan después de su show sorpresa el pasado 23 de junio en Madrid. Habrá que ver si su directo está a la altura de tan notable debut.

Enlaces: Web | MySpace

2 Replies to “Hurts, «Happiness»”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.