Iratxe López de Munáin: Rapuncel

rapuncel

Por Noelia Aparicio

Cuando algo es simple y bonito, a mí se me van los ojos. Cuando esa belleza no emana únicamente de lo que ves, sino también de lo que lees y de las sensaciones que te produce, la experiencia es completamente abrumadora.

rapuncel iratxe lópez de munáin

La versión de Iratxe López de Munáin (texto e ilustraciones) de uno de los cuentos más particulares de los Hermanos Grimm, Rapuncel, rezuma simbolismo y un halo de magia y atemporalidad que hace que no sepas, exactamente, ante qué te encuentras.

Dice Iratxe que los libros, tarde o temprano, encuentran a su público. Y éste está claro que lo va a hacer: un público que guste de admirar unos dibujos de una sencillez exquisita, no sólo en las líneas o los espacios, también en el tratamiento de los personajes, protagonistas absolutos de la página y del cuento, y en la paleta cromática utilizada por la ilustradora. Colores tierra para dar calidez a una historia iniciática de libertad y miedo, los de la adolescencia de una Rapuncel que no crece hasta que logra librarse de los rapuncios de su cautiverio… En contraposición, los blancos más preciosos que he visto en mucho tiempo y un azulón frío como el invierno, dando énfasis a momentos clave de la historia. Una historia también desnuda de artificios, sin trampa ni cartón, pero que funciona a la perfección.

Tan sólo tiene una pega: se acaba… Aunque no tenga fin.

iratxe lópez de munáin, rapunceliratxe lópez de munáin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.