Kantabudha: Dueño de su destino

Posted on
Por Bill Jiménez

Dice el horóscopo hindú que los Kanta-Budha simbolizan la sensatez, que se saben dueños de su destino y obran siempre en consecuencia. Pero Kantabudha también es arte, el pseudónimo de un polifacético artista pontevedrés que desde 1991 pinta, diseña y esculpe por auténtico amor al arte, huyendo de la notoriedad y la fama, a la que no teme. “Me parece más importante la obra, el trabajo, no el individuo como tal”. Su filosofía es la de los nativos hindúes a los que emula, “capaces de pintar la vida a grandes trazos sin delinear sus pinceladas en pequeños detalles. Aunque conocen mejor que nadie los matices, su preferencia los impulsa a centrar su mente en grandes obras”.

Kantabudha se inició como ceramista, y sus muchas obras, no sólo en pintura sino también en escultura, “plasman mi interés por el rostro de la calle, incluido el autorretrato, en un viaje a través de predominantes y características texturas en blanco, negro y rojo hacia la relajación interior. También aplico acrílicos, agua, pelos de brocha y rodillos sobre tela y tabla, consiguiendo realizar numerosas obras en pintura, sin justificaciones”.

Pero la espiritualidad es sin duda una constante en su producción: “Yo lo definiría como un desarrollo personal interno, influenciado por los latidos de un todo por individualizar. En la concepción general y en la terminología de la armonía de los colores se encuentra fácilmente una poderosa connotación de la musicalidad sinestética consustancial al color y al colorido, un fenómeno presente, de manera muy especial, en la cultura occidental. Esto explica que la armonía de los coloridos se asuma, incluso en nuestros días, bajo la influencia del clasicismo (como el arte de formar y enlazar los acordes de colores). Los colores son como destellos de vida, si nace brilla y se ilumina. Cuando se apaga, lo inerte reside”.

El que su obra abarque tantas disciplinas distintas no le supone un problema. Según él, “todas estas actividades individuales dan forma a un ecosistema uniforme llamado Kantabudha”. Ecosistema del que han surgido más de 1700 obras, repartidas la mayoría por la península y el extranjero (Brasil, Estados Unidos, China…), siempre luchando “contra la ambigüedad del arte moderno ante la mirada lucrativa que lo rodea“. Lo importante, como él mismo dice: “Más allá de palabras, quedan imágenes”.

Texto: Bill Jiménez
Imagen: (c) Kantabudha

One Reply to “Kantabudha: Dueño de su destino”

  1. En los colores se encuentra fácilmente una poderosa connotación de la musicalidad sinestética consustancial al color y al colorido????!!!!!

    ¡PERO QUÉ TIPO DE DISCURSO ES ESTE?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.