Laura Barnard y las arquitecturas posibles

Posted on
Por Redacción

Las obras de un artista te pueden llegar de muchas formas, pero en el caso de Laura Barnard llama la atención el formato. La presencia de sus ilustraciones en las pantallas de los ordenadores HP abre un nuevo camino a los artistas emergentes, que aunque parezca mentira, trabajan para la tecnología sin depender de ésta. Tanto a Laura como a los otros tres artistas que componen esta iniciativa (Alex Eben Meyer, Amy Ruppel y Julie West), se les propuso dibujar una serie de fondos de pantalla para la gama de portátiles que HP iba a lanzar al mercado a lo largo de 2010, cuando lo más común, o quizá a lo que nos tiene acostumbrados, sean los interminables repertorios fotográficos de paisajes y gráficos computerizados.

Pero no hablaríamos de Laura Barnard si su estilo no nos hubiera cautivado. Volcada por igual a la ilustración y el diseño, su especialidad es la geografía urbana, una pasión que la alejó de la tradición paisajística de su familia, pintores la gran mayoría y aficionados a la campiña, aparte de otros ambientes bucólicos. Pero en sus obras no abundan los edificios espectaculares. Las filias de Laura pasan por las construcciones anónimas, desvencijadas en ocasiones y antiguas siempre. Nada de rascacielos y arquitecturas modernas, le basta con detenerse en los sesenta, encontrar los edificios sobre los que trabajará, fotografiarlos y a partir de ahí componer un collage de líneas temblorosas pero a su vez ricas en detalle, pequeños ecosistemas olvidados que en sus manos son inquietantemente bellos.

Pero la lectura positiva de su trabajo en HP es que la batalla entre la tecnología y el arte tradicional se está equilibrando en beneficio del segundo. Lo artesano no se deja desplazar y se erige en algo más que una moda pasajera. Ahora sólo falta que ocupe un lugar de privilegio y nadie lo mueva de ahí en años.

Enlace: Laura Barnard

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.