Categorías
Arte Exposiciones

El viaje de invierno de Luis Moscardó

Por Bill Jiménez

La calle Petritxol es desde hace muchos años uno de los enclaves fundamentales de la escena artística barcelonesa. En ella conviven reputadas galerías de arte y las chocolaterías más importantes de la ciudad, una coexistencia pacífica que garantiza un constante tráfico turístico a lo largo de su estrecho y serpenteante recorrido. La galería Trama, ubicada a medio camino de esta ruta de peregrinación, inauguró el pasado 1 de junio la tercera exposición individual del pintor valenciano Luis Moscardó (Benigànim, 1950), un evento que durante un mes expondrá su producción más reciente e inédita, 14 óleos de gran formato que oscilan entre los 195 x 130 cm y los 41 x 66 cm.

Moscardó sigue ahondando en el lenguaje abstracto con energía y fuerza, recurriendo a una gama de colores que, como la propia naturaleza, recorre fascinantes extremos pictóricos. En sus obras encontramos un paisajismo que huye de la figuración pese a conservar parte de la geometría que ha caracterizado a sus anteriores trabajos. Sus veladuras son sutiles y por momentos evocan costas inalcanzables, horizontes que irradian magia en la distancia, desbordantes de lírica y espiritualidad.

Luis Moscardó nunca ha escondido su interés por las raíces de la humanidad, analizando a través de sus pinturas, y con hábil sutileza, los paralelismos entre el espacio y el pensamiento. Sus creaciones son un universo sin límites, trascendente, denso y complejo, en ocasiones solitario y, habitualmente, condicionado por las grandes dualidades que gobiernan el arte y el mundo en sí. La batalla entre técnica y sentimiento encuentra en el trabajo de Moscardó una tregua que reconoce inspirarse en la obra de Franz Schubert, en especial, en su Viaje de invierno, una obra que evoca gélidos desiertos emocionales.

Tal y como comenta Rafa Martínez en la nota de prensa de la galería, la obra de Moscardó es “pintura que se vuelve hacia el adentro. Desde el adentro. Desde la calma que provoca todo despojamiento, desde el silencio que envuelve la acción pictórica. Vuelta a la experiencia vital en estos paisajes desiertos que se bastan a sí mismos, una sugerencia velada que revela el interior; en un fiel paralelismo surgen los juegos de luces y sombras. La dualidad: esa que compensa la emoción con la técnica, la calma del sabio con la tormenta del artista, según Platón en ‘La República’. (…) Cenizas en la orilla. Un dolor que se apaga. Fragmentos de memoria en la arena húmeda. Un instante tras otro. Reconvertidos en una colección de imágenes fruto de la contención y del deseo de (re)crear espacios. El –no siempre–fecundo–por amargo, huidizo, escurridizo– territorio de lo posible”.

Enlaces: Luis Moscardó | Galería Trama

Por Bill Jiménez

Escritor y periodista digital, aficionado al arte y a las narrativas surgidas del ciberespacio, con las que ha experimentado en los últimos años a través de blogs, fanzines, webcómics y manipulaciones fotográficas.

1 respuesta a «El viaje de invierno de Luis Moscardó»

<più chre il racconto della immagine vuole conunicare la emozione del momento della realizzazione e rendere partecipe colui che gode l'opportunità di immergersi nel suo mondo personale interesante e profondo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.