Machinarium: Chatarra Adorable

Posted on
Por Bill Jiménez

Dicen que la belleza no se puede comprar. Aunque se busque de forma artificiosa, si no surge de forma espontánea el efecto nunca será el mismo. En la industria del videojuego, conocida por unos presupuestos que rivalizan con los de Hollywood, producir grandes juegos con cuatro duros es sinónimo de éxito en mayúsculas y letras doradas. Machinarium no tiene nada de nuevo, salvo huir de esa novedad: gráficos en dos dimensiones, plataformas, puzles y, lo más importante, una estética agradable y en exceso imaginativa.
Tras este cóctel ganador se encuentra el estudio independiente Amanita Design, un grupo de programadores checos que en su momento ya sorprendieron con Samorost, otra delicia gráfica en el estilo de Machinarium.
¿Y qué estilo es ese? Pues el de las aventuras de toda la vida, las de moverse por un escenario rico en detalles y resolver dilemas de lógica a base de clics de nuestro ratón. En este caso, siguiendo las evoluciones de un robot a lo largo de su mundo tecnológico, una chatarrería de cuento infantil, con ese toque de ingenuidad y a la vez tétrica decadencia tan bien explotado por artistas como Tim Burton.
Una tecnología para nada punta frente a un mercado de sofisticaciones innecesarias.

Enlace: Machinarium | Amanita Design

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.