Más que «A Buen Paso»

Posted on
Por Redacción

Después de tantas entrevistas a artistas plásticos, escritores y poetas, nos pareció buena idea ir más allá del resultado final y entrevistar a una figura igual de relevante en el proceso de creación de un libro: el editor. Y de entre las muchas y buenas editoriales independientes que pueblan el panorama nacional, nos llamó la atención el trabajo de A Buen Paso, especializados en libros infantiles. ¿Especializados? Cierto, pero no en plural, porque todo el peso del proyecto recae sobre Arianna Squilloni, que amablemente respondió a nuestras dudas sobre su magnífica editorial.

¿Quién está tras “A Buen Paso”?

Pues aunque suene muy narcisista supongo que puedo decir que tras A buen paso estoy yo. A buen paso nace en realidad porque creo que lo que sé hacer y lo que me gusta hacer son libros. Y también porque creo que cada persona tiene que aportar algo en el entorno en el que le ha tocado vivir. Así pues es mi aportación al entorno en el que me muevo. Por esta razón publico libros ilustrados para niños, porque me preocupa que los niños puedan tener acceso a libros que, creados como simple estímulo del arte y de la curiosidad, puedan en alguna medida contribuir a alimentar su mundo, su interés por las cosas, su espíritu crítico.

¿Tenías experiencia en el mundo editorial?

Sí, antes había trabajado en Thule Ediciones, ocupándome sobre todo de libros para niños, y todavía antes había seguido en Italia un curso de edición. Se trataba de un curso práctico, eminentemente práctico.

¿Qué te motivó a la hora de fundar la editorial?

Probablemente la necesidad de hacer algo con mi vida y al mismo tiempo tratar (con los medios a los que podía acceder) de pasármelo bien sin olvidar que nadie llega solo al mundo… ni con un pan bajo el brazo.

¿Y por qué libros ilustrados?

Ilustrados porque el destinatario principal de los libros son los niños y porque me encantan los códigos y sus reglas. Ilustrados porque, así como hay que aprender palabras para poder expresarse, comprender y vivir la vida lo mejor posible, también hay que aprender a descifrar las imágenes y lo que significan. Me encantan los libros ilustrados, ¿qué mejor razón que esa?

¿Qué edad tiene ya tu proyecto?

Empezamos el tercer año de vida, pero parece que sean tres semanas.

¿Qué criterios sigues a la hora de seleccionar a escritores e ilustradores?

Hay dos puntos: por un lado está lo que me sorprende por su belleza; por el otro está la cuestión de que lo que me importa es la necesidad de la obra, aunque esto suene muy pomposo. Considero algo necesario cuando es inútil, porque entonces, cuando no sirve a ninguna finalidad ulterior, es cuando me interesa: las personas que se ocupan de jugar tanto con palabras como con imágenes son las que me interesan, las personas que no quieren demostrar nada ni hablar de un tema específico. Porque esto es lo curioso de los libros con valores: hoy en día se buscan libros que hablen de los valores que se considera que un niño debe aprender, cuando parece mentira (o mala fe) que nadie se dé cuenta de que toda literatura y todo arte sin proponérselo tratan de lo que es importante para el ser humano. Para encontrar escritores e ilustradores de este tipo, me baso en la curiosidad (en la mía propia, con perdón por tanto personalismo) que se desencadena a través de Internet, librerías, encuentros, viajes, casualidades, y en la de los que quieran hablarme de lo que hacen.

¿Cuál es el ritmo de publicación de A Buen Paso?

El ritmo de publicación de A buen paso es de 6 libros al año y es determinado por factores prácticos: por un lado creo que con menos de 6 libros al año es difícil mantenerse en el mercado, por el otro no creo en la necesidad de inundar las librerías y al mismo tiempo cuento con mis limitaciones físicas y financieras. En este momento 6 libros al año es lo máximo que puedo hacer. Además adoro el número seis… pero creo que eso sería materia de estudio psicológico.

Tanto el formato como el cuidado que pones en cada una de tus referencias evoca un trabajo casi artesano. ¿Qué piensas de las nuevas tecnologías editoriales como el e-book?

Me gusta todo lo manual y me apasiona la presencia física de las cosas. Podría decir que me asusta la pérdida de sabiduría y práctica manual propiciada por la tecnología. Me sabe mal por las sensaciones que el contacto con las cosas puede aportar a nivel sensorial y me preocupa porque, si las personas van perdiendo la costumbre de hacer, serán cada vez más dependientes, y la autonomía y la independencia (siempre junto con la responsabilidad personal) son lo que más valoro en una vida. Y, más allá de todo, realmente disfruto con el objeto libro. Ahora bien, me parecen interesantísimas las nuevas tecnologías y un ámbito en el que está todo por descubrir. No creo que, si hablamos de libros ilustrados, el e-book sea un libro álbum. Francamente creo que será otra cosa, que merecerá mucho la pena si se hace bien, eso sí. Y, en tanto que ser extremadamente curioso, solo puedo desear ver cuáles son las posibilidades de todo esto.

Enlace: Web oficial | Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.