Night Game: Lecciones de física

Nycklas Nygren es uno de los creadores independientes más prometedores de la industria del videojuego, y aunque su producción no pueda competir con los medios que yankis y nipones asumen como normales, a base de trabajo y buenas ideas ha logrado hacerse un hueco en el mercado y colar algunas propuestas interesantes. Night Game, la que nos ocupa, es uno de esos juegos que tanto disfruto reseñando, uno de esos puzles de mecánica sencilla y desarrollo sosegado ideales para los fans de estrujarse las neuronas sin aporrear miles de botones. La gracia en este caso es conducir la bola protagonista por un entorno sumido en un perenne ocaso. De novedoso tiene poco, el auténtico mérito está en su jugabilidad y en la física del entorno, de las más realistas que se puedan encontrar en el catálogo de WiiWare, formato que se ha llevado el gato al agua después de que Night Game recolectara nominaciones a mejor juego y diseño en el último Independent Games Festival.

night-game

Para los que no sepan de qué va WiiWare, decirles que es uno de los servicios más interesantes de ese monstruo del ocio llamado Nintendo, una suerte de cantera en la que programadores de todo el globo ofrecen sus juegos al por menor (previa autorización) y compiten más que por dinero, por prestigio y currículum. Una política de hermandad entre los grandes y pequeños del videojuego a la que también se han apuntado otras empresas del sector, como Microsoft con su Xbox Live Arcade y Sony con su Playstation Store. Y aunque en el fondo lo que interesa es hacer dinero, uno se queda más tranquilo sabiendo que unos muchachos en la otra parte del planeta van a obtener un beneficio que años atrás era impensable. Un caso en el que todos ganan.