Osmos: Entretenimiento microscópico

Posted on
Por Bill Jiménez

Ni fontaneros maltratando tortugas ni soldados del futuro salvando a la Tierra. En el videojuego también hay lugar para las grandes ideas, aunque la mayoría de ellas terminen en ese saco generalista llamado «videojuegos independientes». Está claro que la propuesta de Hemisphere Games no es convencional. Ni cortos ni perezosos nos presentan un juego en el que el protagonista es una partícula flotante, una especie de entidad unicelular que para sobrevivir tiene que absorber a otras más pequeñas. La parte interesante del puzle es su puesta en escena, porque Osmos no se limita a mostrarnos un puñado de esferas de colores. Empezando por su mecánica, descubriremos lo dramático que resulta moverse a base de proyectar nuestra propia masa y las dificultades de mantenerse independiente en un mundo donde la pluricelularidad nace del mero contacto.

Y en cuanto a la puesta en escena, Osmos no es juego de mucho estrés. Como afirman sus creadores, «las cosas buenas llegan a los que saben esperar». Y mientras lo haces te puedes sumergir en sus gráficos (minimalistas pero no por ello menos atractivos) y su banda sonora, un chill-out acorde con el ensueño que gobierna el juego.

Tantas virtudes nunca quedan sin premio, y aparte de buenas críticas entre la prensa del sector (siempre sobresaliente), Osmos fue la estrella indiscutible del pasado Independent Games Festival, demostrando una vez más que lo simple puede vestirse de sofisticación.

Texto: Bill Jiménez

Enlaces: Hemisphere Games

One Reply to “Osmos: Entretenimiento microscópico”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.