peSeta: Moneda de curso textil

Posted on
Por Bill Jiménez

Lo que más me ha llamado la atención de la gente de peSeta es la vitalidad que expresan e imprimen a su trabajo. Diez años dan para muchas miserias y alegrías en el mundo del diseño, y más en una ciudad tan competitiva como Madrid, pero ellos, inmunes al desaliento, viven cada día como si fuera el primero en el negocio.

Algo me dice que eso es ilusión, o como ellos mismos cuentan en su web: «Juntamos arte, vida y empresa para hacer algo sentido y con sentido».

Aunque con el paso del tiempo el engranaje que mueve a la marca ha crecido, el alma y motor principal siguen siendo Laura Martínez del Pozo y, posteriormente, Jaime Sevilla Moreno, una pareja que, aparte de buenas ideas, han sabido moverse por terrenos tan resbaladizos como las colaboraciones, entre ellas con gente tan importante y/o popular como Loreak Mendian y Marc Jacobs. Y aunque su especialidad sean los bolsos de todos los tipos y colores, en ocasiones puntuales han flirteado con el diseño de ropa y la cosa no ha ido nada mal.

¿Y qué virtudes tienen los diseños de peSeta para encandilar a tan ilustres marcas y conseguir de paso que sus diseños se vendan en tiendas como la del museo Reina Sofía?

En mi modesta opinión: espíritu y técnica. De lo primero ya he hablado, y lo segundo se confirma en su selección de telas (importadas de más de cuarenta ciudades y veinte países distintos); su deseo de preservar la tradición textil española; respetar el medio ambiente (algo que muchos dicen hacer pero que a la hora de la verdad se queda en buenas intenciones); y, probablemente lo más importante, su búsqueda de un equilibrio entre lo artístico y lo funcional, algo que ellos mismos consideran difícil pero que, vistos los resultados, no parece imposible.

Texto: Bill Jiménez
Imágenes (c) peSeta

Enlace: Web Oficial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *