Categorías
Cine Reseñas

Profondo Argento

¡Afortunados los madrileños por poder ir a la filmoteca este mes! Durante todo diciembre, la Filmoteca de Madrid reproduce un ciclo sobre el director italiano Dario Argento. ¿Qué razones puedo daros para que no os lo perdáis? Uf, ¿qué voy a decir de Argento que no haya dicho ya? Los que me conocen saben la pasión que le tengo, aunque a muchos no les guste su estilo por ser irregular, entre otras cosas.

Argento aparece en escena en el caos provocado por el 68 para darnos un soplo de genialidad. Con el tiempo se fue posicionando como maestro, compañero y productor cómplice de la generación posterior con directores como Lamberto Bava, Sergio Stivaletti o Soavi. Así, desde 1970 hasta hoy, Argento ha hecho 21 películas de terror de las que siempre se ha destacado su mano para el giallo. Mientras unas cuantas de ellas son obras maestras, las otras no te dejan indiferente. Todas tienen algo, todas te fascinan con ese halo extraño, inquietante, con sus imágenes memorables, con sus maravillosas sensaciones y sus giros de cámara  o de argumento loco y genial. Además, sus bandas sonoras son extraordinarias, muchas de ellas firmadas por Ennio Morricone o Goblin.

Dario Argento es un autor excesivo, barroco, intenso, de títulos geniales como los de su trilogía zoológica: El pájaro de las plumas de cristal, El gato de las nueve colas o Cuatro moscas sobre terciopelo gris. No es un director de grandes argumentos sino de crear ambientes intensos, como las pesadillas. Así, sus obras te atrapan como éstas. Se podría decir que Argento es en el cine lo que Poe en la literatura: “manieristas de la intensidad”

No puedo estar más de acuerdo con Marcos Ordónez cuando decía que los tres padres de Argento podrían ser Antonioni, en su arquitectura emocional, la sensación esencial; Mario Bava en la puesta en escena y Sergio Leone por las abstracciones argumentales y la dinamitación del género y con quien, además, comparte compositor de bandas sonoras. Es obvio que con el tiempo ha ido teniendo hermanos como De palma, Carpenter, Tobe Hooper o Lynch.

¿Películas imprescindibles? Todas tiene algo, todas son especiales. Quizá la genial Rojo oscuro, Suspiria con un jovencito Miguel Bosé danzarín o la brutal El síndrome de Stendhal, su película más hitchcockiana. No sé, es difícil elegir sin pensarlo mucho. No por ello debes dejar de ver la plástica y expresionista Inferno, su último giallo Tenebrae, el universo de los insectos en Phenomena, la compleja Opera, su versión de El fantasma de la ópera, la mirada más Poe, donde colabora con G.A. Romero, en Los ojos del diablo o la singular Trauma. Hace poco acabó su trilogía de las tres madres con La terza madre. También tiene alguna que otra rareza como La cinque giornate, una película histórica donde experimenta pero aburre ya que no es Argento. Argento también ha colaborado en la serie Masters of horror con la desfigurada y atrayente Jennifer y con los pobres mapaches de Pelts. Su última película, Giallo, estrenada en el festival de Sitges 2009, es floja, muy floja, pero te regala algunas perlas dignas del maestro.

Creo que las anteriores son razones suficientes para acercaros a la filmoteca y descubrir o redescubrir al gran maestro del horror. De paso, hago un llamamiento a la Filmoteca de Barcelona: díganles a los de la de Madrid que compartir es vivir… o morir.

Texto: Patricia Salvatierra

Por Patricia Salvatierra

Filóloga y editora, cursó un máster en Estudios de Asia Oriental. Ha trabajado en diferentes editoriales y en festivales de cine como coordinadora de comunicación (REC) y el Diario del Festival Internacional de Sitges. Actualmente realiza los apartados de TV y cine de diferentes medios de prensa escrita y digital y colabora en el TVManía de La Vanguardia.

Los comentarios están cerrados.