Categorías
Entrevistas Publicaciones

Rebeca Yanke: Infinitos Corpúsculos

Rebeca Yanke (1978) es una bilbaína afincada en Madrid. Actualmente es redactora del diario El Mundo. Desde 2007, bajo el pseudónimo u minúscula, muestra textos e imágenes en su blog Infinitos corpúsculos, expresión que también da título a su poemario publicado en la Colección Puerta del Mar (2010).

***

El libro recibe el título del poema que cierra la obra KINGS OF MASTERS: “quizá lamerme los pies me otorgue / un corpúsculo de verdad / infinito será.” Por otro lado, tienes un blog lleno de aforismos con este mismo nombre. ¿Qué significa? ¿Qué relación hay entre el blog y el libro?

La relación entre el blog y el libro es sencilla. Todos los poemas de Infinitos Corpúsculos se escribieron en el blog homónimo. Así que me pareció que así debía llamarse el libro, no sé si por coherencia o porque no podía ser de otra manera. Tampoco sé si lo que hay en el blog son aforismos, son pensamientos breves y a veces contradictorios.

La u minúscula es uno de tus rasgos más característicos y que te podría incluso definir. ¿Qué significa para ti la u minúscula?

Mi válvula de escape, quizá. El no

mbre que me puse a mí misma, también mi vocal favorita, la última. La u verde del poema de Rimbaud, el juego de la sinestesia.  Me gusta si alguien se atreve a llamarme u, pero lo hace muy poca gente, la verdad. Es, desde luego, la personalidad que escribe corpúsculos. O minúsculos. Otras hacen otras cosas.

El poemario se divide en 5 partes claramente diferenciadas: Estadios rudimentarios donde todas las estupideces andan sueltas; Mi condición warholiana; Eg(g)o; Austeridades y Entre púa y punzón. En la primera parte, encontramos una dedicatoria de Deleuxe “trazar una especie de línea de fuga mediante el lenguaje”. ¿Infinitos corpúsculos se trata de eso, de una especie de exorcismo del sujeto poético?

Fuck yeah! Infinitos corpúsculos es una presentación de la u minúscula, que disfruta precisamente de ese tipo de cosas. ¿Estoy hablando en tercera persona, como Aída? Me gusta mucho jugar con las palabras, el lenguaje, con distintos idiomas, con los errores, con lo que se puede crear jugando, quizá. Sin duda exorciza, aunque esto también cuesta. Cuando se publicó el libro me daba mucho pudor, porque quien lea bien puede ver demasiado de mí.

Sin puntuación, versos libres, restructuración, juego con el lenguaje, las palabras y la escritura, mezcla de idiomas (castellano, inglés, catalán, latín), verbos impersonales que se vuelven personales, bailes de mayúsculas y minúsculas, cursivas, mención a la Wikipedia incluida… Vemos una poesía con cierto aire futurista y rompedor.

Es verdad, hay una cita de Wikipedia, pero no sé si eso es rompedor. Necesitaba detallar Zugzwang, y Wikipedia me servía para eso. Es un término del ajedrez, pero que se puede aplicar perfectamente a la vida diaria de cualquiera, el instante en que cualquier movimiento que uno haga va en su contra. Eso sucede a veces, me parece. En cuanto al resto de cosas, la verdad es que muchos de los textos que aparecen en el libro, cuando fueron escritos no tenían una intención poética, es decir yo no tenía una intención poética. Yo escribía, sencillamente.

Se trata de un libro muy intimista con un sujeto poético risueño, vergonzoso, un tanto ingenuo, que conoce sus errores. Aunque se ven momentos tristes, desesperanzados o de pérdida se ve un sujeto positivo que no sabe qué le espera en un futuro pero lo anhela con ganas. Es un sujeto que sabe que ha cambiado, que ha evolucionado y que está ocupando otro lugar en el mundo. Un ejemplo de ello está en “Se fue la fe y la ideología / para poder ser lo que / me imponía el cuerpo”. ¿Cómo es el sujeto de Infinitos corpúsculos?

Un sujeto híper motivado, muy receptivo a los estímulos. También una persona con una historia personal extraña. Ahora tengo 32 años, no estoy casada, no tengo hijos, trabajo mucho, intento disfrutar y, desde luego, hago básicamente lo que quiero, al menos fuera del periódico. Pero esto no ha sido siempre así. Cuando acababa de pasar los 20 ya se habían muerto cuatro personas fundamentales en mi vida, por este orden: mi padre, mi madre, mi abuelo y mi abuela. Todo eso también está ahí, quizá para que a partir de ahora esté menos.

Vemos la importancia de la lectura en toda la obra. Se presenta como evasión en momentos como “luego leo apoyada en una / farola y todo se me pasa / rápido” o “¿alguien tiene a mano algún poema de Picabia?”; o como medio de conocimiento y herramienta para la vida misma. ¿Qué significa para ti la lectura?

Precisamente en esa época de la que te hablaba en la respuesta anterior, mi adolescencia, cuando la gente se moría, es cuando más he leído. O quizá de la mejor forma. Por suerte la casa familiar de los Yanke era una de ésas llenas de libros, que algunos he terminado por conservar yo, y la verdad es que he pasado mucho tiempo leyendo en esos años. Ahora leo de otra manera. Para empezar, más rápido, porque mucho de lo que leo me sirve para el trabajo. Y tengo muy poco tiempo. Leo poca novela, la verdad, me gusta leer poesía y filosofía sobre todo.

¿Las vivencias relatadas en APOCALIPTUS o en OTRA VEZ son reales?

Totalmente reales. Ahora no me pasa porque tengo una amiga que vive cerca de mí y trabaja en el periódico, y suelo ir con ella en su coche al trabajo pero, en el pasado, yo salía de casa más temprano de lo necesario para sentarme media hora o quizá un cuarto, con eso podía bastarme, en algún banco cercano al periódico. Cuando me levantaba, solía ir caminando con el libro y, no sé por qué, pero los Testigos de Jehová pululan por aquí, y me abordaban, me preguntaban siempre si me gustaba leer. Como te lo cuento.

En el poemario se observan elementos clave como los árboles con los que el sujeto poético llega a identificarse o los diferentes conceptos relacionados con el huevo: “oosfera”, “empollando el huevo” e incluso el sujeto proclama: “Soy huevo”. Nos viene a la cabeza lo primigenio, lo que está por nacer, lo que se tiene que empollar (léase acariciar, darle cariño)… ¿Qué ideas querías plasmar con ello?

Tuve una etapa muy huevo, un estado larvario, un proceso evolutivo. Está relacionado con el ego. El huevo y el ego. Y creo que ambos hay que cuidarlos, sobre todo los propios. Y a veces se pelean, incluso.

Rebeca Yanke - Infinitos Corpúsculos

Lo momificado está muy presente en las tres primeras partes del libro. ¿Qué es para ti lo momificado?

Momificado y modificado. Lo inerte y lo que yo puedo aportar. Incluso momificando. La fotografía, por ejemplo, hago fotos, momifico y modifico. Y si no modifico me modifico yo, y si modifico me momifico yo. Zombies, zombies, que te gustan a ti.

Artaud, Deleuxe, Warhol, Derrida, Boccanera, Ángel González, Breton… ¿Qué influencia tienen en tu vida y en tu poesía?

Algunos tienen una importancia más bien puntual, como Breton, que en realidad no me encanta, o Warhol, que tampoco es uno de mis tops. Pero Artaud, Deleuze y Derrida los he leído mucho y los he leído también a la vez, cosa que lo hace todo aún más loco. Los tres están presentes en Infinitos Corpúsculos. Boccanera fue fundamental para mí en una época muy complicada, al poco de venir a vivir a Madrid. Su poemario Servicios de insomnio iba conmigo un febrero, algunos poemas se quedaron a memoria en mi cabeza. Y en cuanto a Ángel, le echo de menos. Sólo le vi dos veces en mi vida pero antes de esas veces le leí mucho, y me sirvió como él, por suerte, pudo llegar a saber, porque se lo conté todo. Va a pensar usted que estoy loca, Don Ángel, le dije. Y él respondio: que hable la loca. Y me invitó a fabes con almejas.

La edición de tu libro tiene detalles preciosos como por ejemplo la paginación. ¿Cómo se te ocurrió?

Es preciosa, ¿verdad? ¿Te refieres a la u boca abajo sobre las páginas, no? Lo mejor de todo es que no es cosa mía, es algo que tiene toda la Colección Puerta del Mar. Cuando lo vi en uno de los pdf definitivos que me enviaron casi me vuelvo tarumba.

***

Un libro que aunque a pesar de tener toques tristes y ver cómo el sujeto poético se siente perdido también posee humor como, por ejemplo, en el poema MENUDO CUADRO o erotismo como en IMVAGINARTE (O VORÁGINA).

Un poemario llamado Infinitos corpúsculos que habla de a una mujer que aunque se defina con una u minúscula debería hacerlo con la mayúscula.

Entrevista por Patricia Salvatierra

Por Patricia Salvatierra

Filóloga y editora, cursó un máster en Estudios de Asia Oriental. Ha trabajado en diferentes editoriales y en festivales de cine como coordinadora de comunicación (REC) y el Diario del Festival Internacional de Sitges. Actualmente realiza los apartados de TV y cine de diferentes medios de prensa escrita y digital y colabora en el TVManía de La Vanguardia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.