South Pop ’09: Gambiteros Indies

Llegar a Isla Cristina puede ser una Odisea dependiendo de donde residas, pero no se puede negar que la organización ofrecía jugosos motivos para embarcarse hacia allí. Sin pensar ahora en el cartel, se debe resaltar el marco en el que se encuentra todo ello: un pueblito con encanto, con muchas playas, con su pescaíto y marisquito baratísimo, gente salada por todas partes… Además, se debe destacar el precio del abono (32 euros) que incluía acceso a un camping muy bien equipado, a unos 200 metros de la playa; autobús gratis desde Sevilla; guardería para los más pequeños con videojuegos y clásicos Disney de toda la vida; rutas en kayaks pagando 5 euros adicionales y muchas más cosas. Los más suertudos pudimos disfrutar de la oferta pactada con el hotel Barceló, de cuatro estrellas más desayuno buffet, espectacular, por cierto, por 34 euros aparte de la entrada. El verdadero lujo residía en situarse en una de las muchas hamacas que rodeaban su gran piscina, escuchando a los dj’s del festival ahí mismo, mientras te tomabas tu segundo mojito ya que siempre era “la hora feliz”.

Después de un día de ebrio relax, llegaba la hora de ir a los conciertos, que para eso habíamos ido. El viernes empezaba con Anni B Sweet a quien no tuve el placer de ver. Me disculparéis por no poder opinar, pero otros quehaceres requerían mi presencia. Poco después, los finlandeses Cats on fire subieron al escenario, muy en la línea de los Smiths e incluso Sundays, agradecidos para esas horas festivaleras. A continuación, La Bien querida tocó su disco mientras sus fans, entre los que no me incluyo, bailaban tímidamente temas de su disco Romancero. Llegaron Piano Magic a desplegar la maestría y la elegancia en el escenario que tanto necesitábamos en esos momentos, tocando temas como Love and music que mezclan la peculiar voz de Glen Jonson con el potente sonido de sus guitarras. Luego, llegaron Those dancing days que, a pesar de los gallos a los que nos tiene acostumbrados Linnea Jönsson, fueron lo más divertido de la noche. La jornada acabó con Duckula DJ quien gastó todos los temazos entre concierto y concierto y en su sesión prefirió guardárselos en el bolsillo y pinchar temas desconocidos para todos. Vamos, que fue un rollo. ¿Será que no quería perderse el desayuno buffet del hotel?

El sábado iniciaron los conciertos los sevillanos Tannhäuser, que sustituyeron a Mary Jane (& The Guitar) con un post-rock bastante bueno. Tras ellos, se abrió paso el experimental y aclamado David Thomas Broughton. A continuación, llegaron Klaus & Kinski quienes nos hicieron bailar y reír con los comentarios de la simpática Marina. Luego llegó el esperado cabeza de cartel, Micah P. Hinson, quien nos bajó todo el buen rollo que K&K nos dio. Micah P. Hinson sí, pero no a esas horas. Poco después volvimos a bailotear con Los Punsetes, a pesar de tener la cantante menos motivadora y más hierática del indie español. Finalmente, por fin, llegó el auténtico bailoteo con We are Standard quienes derrocharon potencia, energía y fiesta por un tubo. Después del subidón, acabamos muy bien la noche bailando al ritmo de los temazos pinchados por los ya míticos Pin y Pon dj’s. Y es que una cosa está clara, cuando eres asiduo a festivales de música y ya has visto veinte veces a los mismos grupos, de lo que se tiene ganas es de bailar sin parar.

Pero el festival no acabó ahí. Al día siguiente la organización invitaba a los asistentes a una suculenta, aunque un poco desorganizada, barbacoa de pescado y marisquito de la tierra para despedirse. ¡Dios bendiga esas almejas! Todo ello fue amenizado por los hitazos escogidos por el simpático La Antonia pincha, que tan gustosamente te pinchaba Ladyhawke como George Dan.

Así fue un buen fin de semana repleto de buena música, buen rollo, solete, exquisitos manjares, relax, sin prisas, sin aglomeraciones, sin poliklin de plastiquete y lujo, mucho lujo. Un fin de semana de hedonismo a tutiplén.

La pregunta es: ¿Volverás el año que viene?
La respuesta es: ¡Por supuesto!

Texto: Patricia Salvatierra
Foto: Susana Maura

4 Replies to “South Pop ’09: Gambiteros Indies”

  1. Ya se olía que éste era un planazo de fin de verano, pero tras leer la crónica queda confirmado! qué buen rollo de festival…
    Those dancing days no serán un prodigio de talento musical pero molan… no se puede decir que no son animadas y que no hacen bailar al público.
    En fin, habrá que ir a la próxima edición del South Pop!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *