Stéphane Villafane. Volatile Skin

Volatile Skin es una exposición que bebe de las obsesiones de su creador, Stéphane Villafane, un artista de virtudes muy definidas cuyo discurso plástico está condicionado por el inexorable paso del tiempo. Figurativo aunque alejado del detalle, sus obras mejoran a medida que los representados pierden definición, convirtiéndose en criaturas etéreas y, hasta cierto punto, fantasmales. Rostros que flotan entre emociones o que se dejan eclipsar por éstas, como en la serie Smoke Face, donde un personaje de rostro desdibujado soporta con estoicismo la contaminación que le envuelve.

Pero, además de anonimato, la muestra también se nutre de rostros conocidos, como Warhol o Malcolm X, todos ellos héroes de una época que alcanzan la inmortalidad en el limbo pictórico de Villafane. A ellos se le suman algunas obras que difieren del conjunto, como la serie India, que pese a contar con la misma base técnica, arroja nuevas posibilidades paisajísticas a su producción.

Técnica mixta, paleta fría y diáfana…, elementos evidentes que esconden un trabajo meticuloso, repleto de detalles y abierto al público hasta el 12 de diciembre. El lugar: la galería Artevistas, un espacio que ha sabido conjugar sin agravios comparativos su oferta expositiva y comercial.