Tindersticks: Falling Down a Mountain

Posted on
Por Fran Martínez

Han pasado trece años desde que Stuart Staples y los suyos cerraron una trilogía enorme con “Curtains” (1997), que les dejó deambulando durante discos con demasiados altibajos y buscando nuevas vías de expresión. Desde los toques soul de “Simple Pleasure” (1999), al melancólico “Can Our Love” (2001) o el nuevamente maravilloso “Waiting for the Moon” (2003), nos mostraron a una banda intentando cambiar pero con dificultades para entregar algo tan tremendo como en sus inicios. Esa impotencia hizo que tres de sus miembros fundadores dejasen la formación, y entre ellos, la baja del violín de Dickon Hinchcliffe parecía insalvable. Tras un parón para el debut en solitario de Stuart Staples, “The Hungry Saw” (2008) volvía a mostrarlos inspirados y con ilusión renovada, abriendo una etapa incierta, pero que con su buena acogida propició un nuevo punto de partida.

tindersticks

Falling Down a Mountain” es esa nueva  muestra de fortaleza en una banda que parece reencontrada consigo misma. El inicio, nocturno y jazzy de “Falling Down a Mountain”, que cuenta con el saxofón de Terry Edwards (Gallon Drunk) y su cosquilleo funky, deja paso a la balada de terciopelo de “Keep You Beautiful”, de aires soul en sus coros y que sirve para introducir “Harmony Around my Table”, que sigue mostrando devoción por la música negra en sus aires doo-woop de los coros. Hay momentos fronterizos, como en “She Rode me Down” o para el rock de “Black Smoke”, una especia de cruce entre Nick Cave con Roxy Music o de “No Place so Alone”, con un final Velvetiano.
Lugar hay para los habituales cortes instrumentales, que les hacen mostrar su faceta cinemática y les ha servido para participar en bandas sonoras e incluso, musicar una campaña publicitaria de Luis Vuitton. “Hubbard Hills” o “Piano Music”, son piezas nocturnas e inspiradas, ayudadas por la flauta y el cello de Jo Fraser y Andy Nice.

He dejado para el final, el dueto de “Peanuts” con Mary Margaret O’Hara (“Miss America” sigue siendo una maravillosa perla irrepetible) y de aires Lee Hazleewood & Nancy Sinatra. Como se puede observar, todas las referencias que he utilizado para definir su música son artistas clásicos o incluso ellos mismos. Son únicos y su música servirá para contentar a todos aquellos que siempre les siguieron. ¿Qué más se le puede pedir a un disco inspirado, que además recupera la voz de la O’Hara? Poco. Sirviéndome de la letra de “Peanuts”: “I love Peanuts, so i love Tindersticks too” .

Tindersticks
Falling Down a Mountain
4AD; 2010

Texto: Francisco Martínez

2 Replies to “Tindersticks: Falling Down a Mountain”

  1. a mi me da mucha pereza volver a ponerme a escucharles…eso sí yo lloré una vez que les vi en el palau …

  2. A mi me da mucha pereza escuchar a los Tinder ahora mismo pero recuerdo un concierto en el palau que llore y todo…
    Por cierto Mary Margaret O’Hara es la ostia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *