V de Vengeance

Por Patricia Salvatierra

No puedo evitarlo. Me encantan las películas que traman una venganza. Desde Fury o Sin perdón, pasando por El conde de Montecristo, Kill Bill o V de vendetta llegando hasta la maravillosa trilogía de Park Chan-wook, por citar algo asiático. La venganza ha sido un motivo que siempre me ha sido grato en la pantalla. Las tortas sientan mejor si el que se las lleva se las merece.

Johnnie To decidó que su peli fuese protagonizada, con gran acierto, por los actores franceses Johnny Hallyday (el Elvis francés) y Sylvie Testud (Fear and Trembling; Murderous Maids). Sin embargo, no puedo dejar de nombrar la participación de genial Anthony Won (Infernal Affairs, Initial D.).

Vengeance es la historia de un asesino francés reconvertido en chef que viaja a Hong Kong para cumplir la promesa que le ha hecho a su hija: vengarse por ella. No hay más. Es la típica y tópica historia pero su genialidad reside en cómo se cuenta. Este es quizá uno de los contras que siempre se han achacado a To, su falta de originalidad y su repetición en los argumentos. En Vengeance no encontramos un gángster que se coma una cuchara, ni el humor brutal de Running out the time, ni las escenas de acción de Full Time Killer, ni un guión inteligente y poco lineal, pero sí hay otro humor más leve, un código de honor y lealtad dignos de Brother, coherencia narrativa, planos exquisitos, algunas referencias a Sparrow y fuegos cruzados que a priori son los típicos pero que To los dota de genialidades singulares como en las escenas del picnic y el vertedero, por ejemplo. Aunque, sin duda, lo mejor de sus películas, ésta incluida, es la técnica de maestro que emanan.

El personaje de Costello (Hallyday) es un ser atractivo, aparentemente frío pero entrañable, que lucha en dos frentes: para vengar a su hija y por no perder la memoria debido a un balazo anterior en la cabeza. El tema de la memoria, recordando en exceso a Memento, llega a ser un poco chirriante debido a algunos comentarios, pero es efectivo al final de la cinta.

Lo que no se puede negar es que estamos ante un director de thriller de culto. Ha sido nominado 33 veces, entre ellas Palmas, Oso, Caballos y Leones de Oro, de las que ha ganado 26, de las que destacaré los otorgados en nuestro país por el Festival de Sitges: “Màquina del Temps” por su trayectoria. Mejor director en Sitges dos veces, en 2004 por Breaking News y en 2005 por Election. Ésta, además, contó con el Premio del Jurado Carnet Jove. Ambas fueron nominadas a mejor película. En 2006, Exiled fue nominada a mejor película y obtuvo el Premio del Jurado Carnet Jove y en 2007, con Mad detective, ganó, obteniendo una mención especial, el Premio Orient Express.

Es cierto que Vengeance es uno de sus trabajos más flojos pero aún así resulta imposible decir que es mala. La película se disfruta y bien a gusto. Si no pudisteis verla en Sitges o en el BAFF, estáis de suerte ya que Vengeance ha recibido el Premio a la Distribución, otorgado por la distribuidora Motion Pictures, en colaboración con Tribanda, en el pasado BAFF.

¡Al cine!

3 Replies to “V de Vengeance”

  1. En mi modesta opinión un peliculón!
    Ver una “peli de tortas” y no sentirse culpable por ello es algo sumamente estimulante.
    Y que se distribuya a nivel estatal (aunque solo sea en los reducidos grupos del cine V.O.S.), es un notición!
    Gran artículo además.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *